fbpx

La Diputación de Vizcaya pagó a un profesional por matar 16 corzos y 6 jabalíes durante el confinamiento

El departamento foral justifica la contratación del cazador profesional porque «no existía otra solución satisfactoria ya que la caza no se podía llevar a cabo en el estado de alarma».

Javier Fernandez-Caballero

El cazador contratado por la Diputación Foral de Vizcaya durante el confinamiento ha abatido 16 corzos y 6 jabalíes, según ha revelado la emisora provincial de la Cadena Ser.  El inicio del servicio del cazador profesional dio comienzo el 22 de abril y finalizó el 22 de mayo con objeto de paliar los daños en las explotaciones forestales y agrarias de la provincia, según ha indicado el Departamento de Sostenibilidad y Medio Natural.

El departamento foral justifica la contratación del cazador en declaraciones a la SER porque «no existía otra solución satisfactoria, toda vez que en el periodo que ha actuado el profesional, esto es, de confinamiento motivado por la crisis sanitaria, no estaba autorizada la caza como actividad lúdica de manera que una persona cazadora no profesional no podía llevar a cabo las actuaciones que se han acometido».

El cazador actuó previo aviso de las distintas explotaciones «que habían verificado daños y sus actuaciones han sido siempre programadas desde el Servicio de Fauna Cinegética y Pesca», señala el informe. Ha abatido a los animales con arma de fuego y ballesta.

La Federación de Caza no entiende cómo pueden gastar presupuesto en esto

El presidente de la Federación de caza de Bizkaia, Javier Barona, se mostró hace unas semanas sorprendido porque la diputación decida gastar dinero público para realizar una actividad por la que ellos pagan y para la que se han ofrecido en reiteradas ocasiones mostrando su disposición para ayudar a gestionar las poblaciones de especies que provoquen daños o supongan un riesgo para la salud o la seguridad vial, entre las que se encuentran el corzo o el jabalí.

La Diputación sin embargo insiste en que la temporada cinegética está cerrada y que la caza de ejemplares de corzo en este caso no es significativa sobre las capturas totales que se realizan anualmente. No obstante otras comunidades autónomas ha optado por dar permisos especiales a los cazadores y así no tener que gastar dinero público en el control de las poblaciones de corzo, jabalí o conejo, es a lo que los cazadores se refieren.

Deja una respuesta