fbpx

La caza de la perdiz roja puede prohibirse en España: claves para entender la gravedad de la situación

Es uno de los mayores ataques institucionales a los cazadores españoles. ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? ¿Se podría evitar?

Perdices rojas. ©JDG

El pasado 21 de mayo la Real Federación Española de Caza denunciaba la nueva propuesta del Comité NADEG de la Comisión Europea (CE) con la que se inicia un proceso para intentar prohibir la caza de la perdiz roja y otras especies cinegéticas que han sido incluidas dentro del listado de aves que se encuentran en un estado amenazado.

La propuesta de actuación, que fue debatida en la última reunión del grupo de expertos sobre las Directivas Aves y Hábitats de la Comisión Europea, NADEG, ha sido remitida al ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) para que recopile las aportaciones de las distintas Comunidades Autónomas, ya que las medidas propuestas afectan directamente a las regulaciones y las competencias de cada región.

Tras esta noticia, Jara y Sedal se ha puesto en contacto con el presidente de la RFEC, Manuel Gallardo, a quien ha realizado varias preguntas para tratar de reflejar la enorme amenaza a la que se enfrentan los cazadores españoles.

¿Qué ha pasado?

El Comité NADEG de la Comisión Europea (CE) se reunió el pasado 28 de abril, estableciendo una serie de conclusiones para decidir sobre el futuro de la especies como la perdiz roja, el avefría, el ánade rabudo, el porrón europeo y el porrón moñudo, a las que cataloga como «casi amenazadas».

La recomendación de este Comité es iniciar la evaluación de sus poblaciones, partiendo de una valoración inicial en la que, a cada especie, se le adjudica un índice por situación. Aquellas que estén dentro de ese índice, no se podrán cazar. El comité no aborda en ningún caso la pérdida de hábitat de las especies, que es lo que influye realmente en su salud poblacional, sino que se centra exclusivamente en la caza como causante de la reducción de su número, «cosa que en ningún caso se ha demostrado», reconoce Manuel Gallardo, presidente de la RFEC, a Jara y Sedal.

¿Quién la ha promovido?

El Comité NADEG de la Comisión Europea, siguiendo el mismo procedimiento que se empleó con la tórtola. Dentro de ese comité hay cuatro miembros del Ministerio de Transición Ecológica que dirige Teresa Ribera, la cual ha manifestado que prohibiría la caza de manera explícita y ha realizado importantes concesiones a los grupos ecologistas españoles que atacan la actividad cinegética. Se sospecha que ha sido SEO/BirLife la encargada de aportar los datos poblacionales que habrían propiciado esta decisión, pero el oscurantismo en torno a este proceso ha sido absoluto, por lo que se desconoce de dónde han salido los datos en los que se basa el NADEG.

La Comisión Europea ha hecho suya la propuesta y comienza a establecerse un consentimiento de gobernanza, con un grupo de toma de decisiones y un grupo asesor científico y de ahí saldrán las conclusiones oportunas.

¿Cuáles pueden ser las consecuencias?

Las consecuencias pueden ser la prohibición de la caza de la especie reina de la caza menor en España en todas sus modalidades. Sin duda alguna sería un triunfo para la corriente prohibicionista impulsada por el sector ecologista en España. Un mazazo injustificado al mundo rural y a la economía de la España vaciada. Además supondría el final de las medidas de conservación realizadas por los cazadores en beneficio de la especie, únicos actores que invierten tiempo, conocimientos y recursos económicos para ayudar a la perdiz roja. Todo, basado en argumentos ideológicos y no científicos.

¿En qué se basan para incluir la perdiz como especie casi amenazada?

La perdiz es considerada «especie insegura» desde Europa, pero, sin embargo, la perdiz roja es una especie sedentaria, «por lo que nosotros consideramos que no es de ámbito competencial de la Comisión Europea, sino de un ámbito nacional», defiende el presidente de la Real Federación Española de Caza. «Es muy preocupante que la CE interfiera en políticas nacionales y que se pretenda con ello prohibir la caza de una serie de especies cinegéticas en España», apunta Gallardo. Con estos criterios que se barajan de declives poblacionales causados fundamentalmente por la pérdida de hábitat, le seguirán otras aves como todos los tipos de zorzales, la codorniz…

¿Qué están haciendo los cazadores para evitarlo?

Manuel Gallardo asegura que la RFEC ya está trabajando con el Ministerio de Agricultura, que es el responsable de las especies cinegéticas, y anuncia también acciones en las comunidades autónomas: «vamos a poner encima de la mesa toda la obra científica que tenemos». «No pararemos de trabajar con nuestro lobby europeo y con FACE para transmitir a la Comisión Europea nuestro rechazo a esta política sectaria de exclusión de la caza y de la conservación, cuando se ha demostrado que la actividad cinegética es la mejor herramienta para conservar las especies y los espacios», concluye Gallardo.