fbpx

Caza un gran jabalí justo un año después de abatir otro enorme el mismo día

El pasado 15 de julio, la varita de la suerte tocaría al cazador castellonense Daniel García-Valiño, que abatió un jabalí muy bueno en espera justo el mismo día en el que un año antes había cazado otro enorme.

Javier Fernandez-Caballero

El cazador Daniel García-Valiño Contreras abatió, el pasado 15 de julio durante una noche de espera, un enorme jabalí en el mismo día en el que un año antes había abatido otro enorme animal durante otro aguardo en su localidad natal, Burriana (Castellón). «Me puse más por no pasar calor y estar relajado mirando las estrellas que por otra cosa», comienza relatando en tono jocoso el cazador. «De hecho, casi olvido el rifle y tuve que dar la vuelta y volver a por él. Menos mal que el puesto de esperas esta cerquita de casa», se consuela Daniel.

El cazador llegó al puesto atardeciendo y se acomodó tranquilamente. «Busqué el aire y dejé todas mis cosas como me gusta hacer, cada una en su sitio: la mochila a la izquierda, el rifle a la derecha… todo perfectamente planificado para poder acceder a todo sin ver absolutamente nada», relata.

Cambio de balas

El sábado anterior, su buen amigo Andrés, de Armería Armeter de Teruel, le insistió en que probara la munición Federal, en concreto la Vital-Shock Nosler de 150 grains, como así hizo. «La verdad es que no soy mucho de cambiar de munición, pero Ernesto sabe de lo que habla, y cuando habla, lo hace con mucho conocimiento de causa. Precisamente por eso, el 15 de julio metí las balas plateadas nuevas con cierta desconfianza, pero con mucha seguridad a la vez», relata García-Valiño.

«Me senté, y comencé a relajarme… hasta medio dormirme, estar con los ojos cerrados, pero todos los sentidos a tope. En esos momentos yo creo que me crecen las orejas, ya que aíslo cualquier ruido que no sea del monte y me mantengo quieto, muy quieto y en silencio. Los mosquitos rondaban alrededor de mí a miles, pero como me había echado spray no me picaban», explica .

Algo raro llega

jabalí
Otra imagen del jabalí. / JyS

De repente sintió algo raro: «No sabría describir exactamente qué era, pero tenía la imperiosa necesidad de coger los prismáticos y mirar. Algo había sentido. Miré y lo vi con una claridad absoluta. Mi corazón empezó a acelerarse, ya que estaba a unos sesenta metros… pero no entró al comedero», relata García-Valiño sobre el momento en que vio al jabalí.

El cazador estiró el brazo y con la mano buscó el contacto con el rifle. El guarro se quedó absolutamente inmóvil durante cinco segundos al escuchar su silla crujir, pero siguió su marcha. «No me oyó, por lo que agarré mi Sauer 202 calibre .270 Winchester con una mano, miré por el visor, lo vi claramente, puse la cruz debajo de la oreja, respiré y apreté despacio el gatillo: cayó seco», confiesa. Al llegar se topó con la enorme alegría.

La realidad que vive Burriana

Por último, analiza la situación que sufren en el lugar con los jabalíes: «Los cochinos son una plaga realmente problemática que causan grandes daños y accidentes de tráfico. Los permisos los concede el ayuntamiento para intentar atajar este problema. Gracias a estas buenas gestiones entre los propietarios, el ayuntamiento y los cazadores, mantenemos un equilibrio beneficioso para todos, aunque aún queda mucho trabajo por hacer y muchas esperas por delante, por suerte para mí, y por suerte para aquellos que conducen por la noche para llegar a casa después de trabajar sin tener percances con estos animales», concluye Daniel.

Jara y Sedal y Excopesa premiarán la mejor historia de caza con unos prismáticos Minox

Jara y Sedal y Excopesa premiarán la mejor historia de caza con unos prismáticos Minox

¿Has cazado algún animal destacable, curioso o piensas que el lance fue único? Pues Jara y Sedal puede premiar tu historia gracias al concurso que acaba de lanzar junto a ExcopesaSi tu historia es elegida, puede que ganes unos magníficos prismáticos Minox X-Lite 8×42.

Para optar a ellos solo tienes que enviarnos un email a info@revistajaraysedal.es, o un mensaje privado a cualquiera de nuestras redes sociales contándonos tu mejor historia de caza mayor, adjuntar las fotos de ese día y tu número de teléfono, además de seguir en Instagram el perfil de Jara y Sedal (@jaraysedal.esy el de Excopesa (@Excopesa). No tiene por qué ser el relato de un trofeo medallable, aunque se valorarán aquellos extraordinarios, curiosos o llamativos a los que les acompañe una buena historia. En este enlace te contamos cómo puedes participar.