La historia que vamos a conocer a continuación tiene un color muy especial por el momento en el que tuvo lugar. Su protagonista es Iván Gómez Carrera, cazador de un pueblo de montaña de la provincia de León, en una zona comúnmente conocida como el Alto Sil. Durante una batida de caza, logró abatir a su primer jabalí de la temporada y así lo ha contado al equipo de Jara y Sedal.

La escena se vivió en el mes de octubre de 2019, «apenas 15 días después de ser padre por primera vez», ha destacado el propio Iván. De este modo, tras una noche sin dormir y «con la emoción de la primera cacería del año y rifle nuevo» que le regaló su mujer, salió en compañía de su cuñado en una aldea de montaña llamada Pardamaza.

«Nos tocaron dos puestos a escasos 50 metros el uno del otro», recuerda el cazador. Muy pronto y sin esperarlo, cuando ni siquiera habían soltado a los perros, le salió el primer jabalí. El animal estaba «intentando escaparse antes de que los perros dieran con él y empezaron los tiros», comienza narrando.

Dos jabalíes en una misma jornada

Dicho ejemplar terminó cayendo a 20 metros y tras tres disparos. «No pasaron ni 15 minutos y mi cuñado hizo lo mismo con otro similar», ha añadido Iván. Finalmente, consiguieron cobrar dos macarenos de idéntico tamaño, registrando un peso de 128 y 127,5 kilogramos cada uno.


La mejor historia de caza de jabalí se llevará un visor de punto rojo Aimpoint gratis


© I.G.C.

Un visor de punto rojo Aimpoint para la mejor historia de caza

Esta escena es una de las participantes del concurso que desde Jara y Sedal hemos lanzado en colaboración con Ardesa. El premio al que se opta es un magnífico visor de punto rojo Aimpoint.

Para aspirar a él tan solo tienes que enviarnos un email a [email protected], o un mensaje privado a cualquiera de nuestras redes sociales contándonos tu mejor historia de jabalíes, adjuntar las fotos de ese día y tu número de teléfono, además de seguir en Instagram el perfil de Jara y Sedal (@jaraysedal.es) y el de Ardesa (@ardesa.caza).