fbpx

Flechas, sigilo y paciencia: así de mágica es la caza de conejos con arco

En este reportaje podremos ver la caza con arco desde una perspectiva muy cercana a un cazador, Rubén Montés, que nos explicará las dificultades de esta modalidad.

Jara y Sedal

La caza con arco multiplica las sensaciones. Ese punto de dificultad que se añade al acto de cazar te da una satisfacción que es difícil conseguir con las armas de fuego. En contrapartida, el cazador tiene muchas derrotas, tantas que puede hacerle abandonar. ¿Estás dispuesto a sacrificar decenas de jornadas volviendo a casa de vacío por conseguir una pieza con arco?

En muchos espectáculos donde se muestran habilidades especiales se suele escuchar la frase: «Y ahora más difícil todavía». Entonces, el equilibrista cruza la cuerda floja con ojos vendados o el malabarista añade una pelota más. Quizás, los que se interesan por la caza con arco buscan ese apretón de tuerca que los pone a prueba. Lances que con arma de fuego serían casi siempre efectivos, con el arco se convierten en algo verdaderamente complicado. Es lo que pone de manifiesto Rubén Montés en su nuevo reportaje Caza de conejos con arco.

«¿Por qué? No lo sé. Puede que la caza no sea necesaria para comer en una sociedad tan avanzada, y mucho menos si tenemos que invertir tanto tiempo y esfuerzo en ella, sin embargo seguimos cazando». Y es entonces cuando Montés recuerda una frase del gran Miguel Delibes:

En la caza subyace un sentimiento de confrontación, de duelo, que tiende en definitiva a demostrarnos si nuestra inteligencia y nuestra resistencia física son capaces todavía de imponerse al instinto defensivo, la rapidez y la astucia de un animal salvaje.

«Ese sentimiento de duelo, no con un animal sino con la propia naturaleza, nos hace continuar saliendo al campo a recolectar setas, a sembrar hortaliza y por supuesto, a cazar. Necesitamos saber, y experimentar, que somos eficaces y suficientes a la hora de obtener lo que nos da la naturaleza», explica el cazador. «Porque por mucho que avance la tecnología y  las facilidades, hay algo que nos empuja a salir a enfrentarnos con el medio. El placer no viene siempre dado por la comodidad, pues de los días más duros quedan los mejores recuerdos. Y en la caza con arco, la dureza y la dificultad están servidas», defiende Montés.

En este reportaje podremos ver la caza con arco desde una perspectiva muy cercana a un cazador, Rubén Montés, que nos explicará las dificultades que tuvo que superar para empezar en esta modalidad, su forma de entenderla, de practicarla y de vivirla. La caza de conejos con arco es difícil pero posible. Veremos varios lances espectaculares, unos acertados y otros fallidos.

Un reportaje inspirador para todo aquel que quiera empezar a practicar la caza con arco.