Braco de weimar

¿Lo compartes?

El braco de Weimar o weimaraner es una raza de perro no muy conocida para la caza en España. En este artículo analizamos todo sobre sus características físicas, carácter, cuidado y adiestramiento.

9/7/2018 | Redacción JyS

Braco de Weimar./ Archivo JyS
Braco de Weimar./ Archivo JyS

Lo primero que encontraremos, si buscamos información sobre el origen del braco de Weimar, será una polémica existente y una gran confusión sobre el tema. Esto es así, en parte, por el exceso de celo con el que fueron guardados sus secretos por la realeza alemana y las clases sociales más altas, siendo, a finales del siglo XX desconocida aún para el pueblo alemán. Se barajan varias teorías, entre ellas la de que pudieran proceder del cruce entre pointer blanco y perro de rastreo, tipo San Huberto y bloodhounds, pero la más aceptable dice que el weimaraner proviene del perro de San Huberto y de cruce entre braco alemán, pointer y danés azul.

Origen e historia del Braco de Weimar

Los primeros weimaraner de pura raza conocidos datan de finales del siglo XVIII en Weimar, Alemania, y eran propiedad del gran duque Karl August, ávido aficionado a la caza mayor, que, tras su primer encuentro con estos canes de extraño pelaje –seguramente procedentes de la Corte de Luis IX–mientras cazaba en la finca del príncipe Averspeg de Bohemia, quedó gratamente sorprendido y decidió desarrollar la raza para su propio disfrute, estableciendo una estricta selección y control sobre sus perros de cría y cachorros. Esta actitud fue imitada por el resto de la nobleza, de tal forma que el weimaraner fue una raza prácticamente inaccesible; se creía que el cazador medio no tenía categoría para apreciar las superiores habilidades de la raza.

La historia del weimaraner, como también se le conoce, es realmente intensa. Como datos puntuales, y para abreviar un poco, diremos que el primer Club de este perro de color gris ratón, el alemán, se forma en el año 1887. En el momento en el que la caza mayor disminuye, durante la segunda mitad del siglo XIX, el weimar pasó a ser un cazador de menor, un perro de muestra. En 1935, los clubes alemán y austríaco redactaron el primer standard oficial y a partir de ahí nacen criadores consagrados como los afijos Wulssriede o Vom Zenthof (hoy día todavía presentes en grandes líneas de sangre). La posterior llegada del weimaraner a EE UU sucede en 1928, y en las décadas posteriores a 1960 entran en el Reino Unido.

Algunos especialistas observan la existencia del braco de Weimar con anterioridad a la segunda mitad del siglo XVIII, a través de esculturas, pinturas, grabados e incluso ciertas leyendas (aspecto más enigmático de la raza), como su relación con Diana –diosa cazadora para los romanos– a la que se ha retratado en la práctica cinegética junto a sus míticos perros plateados que parecen coincidir bastante con la descripción del weimaraner.

Se pueden ver distintas estatuas de perros con un enorme parecido a nuestra raza en la entrada al castillo de Chantilly y en la fuente de Diana en el castillo de Fountainebleau, en Francia, siendo ambas las de más antigüedad (cuyo origen se remonta a 1650), además de los moldes en los archivos de Val d´Osne. Aquí, en España, podemos verlas en la plaza de Santa Ana  de Madrid y en Canarias; en Brasil en una de las plantaciones de café mas antiguas, en Fazenda Secretario, en Vassouras y también hay conocimiento de alguna más de estas esculturas en Chile y Argentina.

El braco de weimar es una de las razas de perros de muestra alemanes más antiguas, criada con pureza desde hace más de 100 años.

Origen del weimaraner en España

La validación de la raza weimaraner en la Real Sociedad Canina de España tuvo lugar en 2015, en el Grupo 7 de Perros de muestra. Si nos fijamos en los pedigríes que hoy día circulan por nuestro país nos daremos cuenta enseguida de la influencia que ha tenido la cría en otros países como, evidentemente, Alemania y EEUU a la cabeza de la lista, países en los que la raza tubo un gran auge, Francia con un importante número de importaciones y la también destacable influencia de la crianza realizada en Holanda, Argentina y Portugal. Estos países fueron la cuna de nuestros perros, siendo Alemania el mercado más completo en cuanto a su sistema de selección, seguida de cerca por EEUU, Francia, Suecia y Bélgica.

Características físicas

Es la parte que menos suele interesar. Para los que buscan un breve resumen sobre el tema, se recomienda que lean al menos el aspecto general y las proporciones que, combinados, describen la forma de la raza. «La anatomía es la primera estructura del arte». Leonardo da Vinci fue quien hizo esta afirmación; y es que entender los componentes del cuerpo es mejorar su habilidad (función). Por ello se deben buscar ejemplares bien formados para evitar movimientos torpes y no atléticos y falta de resistencia o energía. Muchos de estos problemas que dificultan el desempeño de su trabajo en la caza suelen apreciarse en animales mal formados. El estándar morfológico nos ofrece mucha información, desde el carácter y tipicidad, hasta las faltas y taras no permitidas en la raza.

Morfología del braco de Weimar. /Shutterstock
Morfología del braco de Weimar. /Shutterstock

Cuerpo

Perro de caza de talla mediana a grande. Adaptable al trabajo, de formas bellas, nervudo con una fuerte musculatura. El macho y la hembra presentan características sexuales claras. Relación de 12 a 11 entre longitud del dorso y altura de la cruz. La longitud desde la punta de la nariz hasta la depresión fronto-nasal es mayor que desde dicho punto hasta la protuberancia occipital.

Pelo y color

Puede tener pelo corto o pelo largo y su color no es solo el popular plata que tanto llena la vista, en realidad son tres las tonalidades de color gris que puede tener, cervato (beige claro), ratón (gris oscuro) y plata (gris claro). Manchas blancas de poca magnitud están admitidas en la raza, en el pecho y en los dedos.

Ojos

El weimaraner posee la particularidad de que sus ojos deben cambiar de color pasado el cambio de dientes siendo el tránsito de un azul cielo a un tono ámbar más o menos claro.

Carácter del braco de Weimar

Podemos hablar de lo que encontraremos en cualquier descripción de la raza o podemos describir, con pocas palabras, la esencia más pura del weimaraner. Aquellos que tienen la oportunidad de disfrutarla nos hablarán de su desbordante apego y devoción, siempre atento a nuestros deseos, la energía incansable que pueden llegar a tener, su rebeldía y testarudez compensada por un fácil adiestramiento; un animal que se muestra noble compañero para toda la familia, a la vez que protector de ésta y de todas sus propiedades.

Entrenamiento del braco de Weimar

Resulta bastante indignante ver cómo en cualquier lugar encontramos el estándar de morfología pero no tenemos tanta facilidad para encontrar el estándar de trabajo, de suma importancia y que, traducido del alemán, nos dice lo siguiente : «El estilo del braco de Weimar es toda una forma de cazar. Un conjunto armonioso que alía la seriedad con la eficacia. El contacto con el conductor es permanente».

En la andadura del weimaraner, el galope puede ser entrecortado, por momentos al trote si este es suficientemente enérgico para no apagar la impresión general. Un perro enérgico regulará su andadura en función del terreno y de las emanaciones que le llegan, pero debe siempre causar la impresión de una búsqueda activa.

Su porte de cabeza, muy ligeramente bajo la línea del dorso, tiende a bajar más cuando las emanaciones le indican la proximidad de la caza. Sus orígenes lejanos le conducen a seguir la pista de la caza mayor, por lo que algunos controles en el suelo son posibles y están admitidos.

La búsqueda de este perro de muestra es metódica, a un alcance de escopeta delante del conductor, extendiéndose de un lado a otro del mismo unos 80 metros. El weimaraner se adapta al terreno y a todas las circunstancias, haciendo mucho ejercicio. Su avidez por buscar y encontrar es la que dicta su andadura en general y, por supuesto, su comportamiento. Este perro debe ser eficaz y con estilo para la caza.

Cachorros de weimaraner. /shutterstock

La muestra del braco de weimar es una característica de la raza. La toma del punto sería de pie, la cabeza ligeramente bajo la línea dorsal o en su prolongación, la cola bien tensa. Se libera una gran tensión que le empuja a acercarse a algunos pasos de la caza. El weimaraner muestra una gran seguridad al remontar la emanación.

En la guía a la orden, este perro de muestra está siempre tenso, aunque en la dirección de la caza, y permanece constantemente prudente.

El weimaraner cobra de forma natural la caza en el momento en que su dueño le da la orden. Teniendo en cuenta la evolución de la raza desde hace unos diez años, se buscarán los ejemplares que muestren unas cualidades superiores en lugar de sancionarlas.

Es muy importante para la raza salvaguardar, respetar y fomentar siempre la tarea para la cual han sido criados y elegidos, seleccionando todas las cualidades innatas que responden al estándar de trabajo y permiten su buen desarrollo como perro de caza.

Entrenamiento para la caza

El braco de Weimar caza siempre a mano adaptándose a todo tipo de terrenos y especies. Su fino olfato desencadena una muestra instantánea e infalible ante perdices y codornices, especies por las que siente predilección y ante las que se muestra equilibrado, cauto y firme. Hábil desalojando conejos en la maleza, en la que caza sin miedo, es, además, un excelente rastreador utilizado en toda Europa y resto del mundo, desde el sur de África a Argentina, por su valentía y coraje, bloqueando la pieza hasta la llegada del cazador. Minucioso en la búsqueda, apasionado cobrador, resistente y, sobre todo, entregado.

El desconocimiento crea rechazo y es una raza poco común entre los cazadores. «Si un weimaraner resulta buen cazador, es porque no es puro, estará cruzado con pointer o braco», se suele oír. Afortunadamente cada día son más los aficionados que encuentran en él un excelente perro de muestra, ajenos a prejuicios y tópicos, centrados en el disfrute de la caza en buena compañía, el weimaraner puede demostrar su alto nivel en comparación a otras razas mucho mas populares, sin desmerecer.

Braco de weimar
5 (100%) 4 votos

¿Lo compartes?

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here