fbpx

Así se preparan los cazadores para defender a la fauna silvestre de la ola de calor que se avecina

Miembros de la Sociedad de Cazadores Sierra de Lújar, en la localidad granadina de Órgiva, muestran en el siguiente vídeo cómo han rellenado la balsas de su coto, ubicado a 1.400 metros de altitud, para ayudar a los animales ante la ola de calor que podría llegar este fin de semana.

agua bebedero cazadores
Un conejo bebe en un bebedero. © Shutterstock

El portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Rubén del Campo, ha alertado de que este fin de semana comenzará un nuevo episodio de temperaturas extremas que cuenta con todos los ingredientes para convertirse en una nueva ola de calor. Ante este tipo de situaciones son los cazadores quienes demuestran dedicar su tiempo y recursos a realizar trabajos en el monte para que los animales sufran lo menos posible las altas temperaturas. Son ellos y las sociedades y clubes que los representan quienes con sus propios medios y esfuerzo trabajan en multitud de tareas de mejora en los acotados como la construcción y mantenimiento de puntos artificiales de agua, aportación de comida, desbroces y limpieza de caminos…

Es el caso de la Sociedad de Cazadores Sierra de Lújar, ubicada en Órgiva (Granada), que en los últimos días está llenando de agua con sus cubas las balsas de su coto para que puedan beber animales cinegéticos de mayor y de menor y también especies no cinegéticas.

«Compañeros, aquí estamos, día 5 de julio, mirad lo que es el milagro de la vida: agua a más de 1.400 metros. ¿Esto quién lo va a hacer, los ecologistas?», se pregunta uno de los cazadores granadinos mientras llena la balsa de agua. «Va a ser que no. Lo hacen sólo los cazadores. Aquí, con la cuba de José García, echando agua a barullo, porque esto es lo que hace que haya palomas, perdices, monteses y todos los animales del campo. Si no le echamos una mano al campo, ¿quién lo va a hacer?», concluye.

«Agua para todos los animales, de caza y no de caza. Esto está cogiendo otro color», recuerda otro cazador en la siguiente escena, en la que también rellena de agua otra balsa.