fbpx

La AER exige la modificación del borrador del Real Decreto que afecta al transporte de las rehalas

La Asociación Española de Rehalas (AER) ha presentado alegaciones al Real Decreto por el que se establecen las normas de sanidad y protección animal durante el transporte.

transporte rehalas
© AER

Frente al contenido del borrador de Real Decreto por el que se establecen las normas de sanidad y protección animal durante el transporte, que ha sido sometido a información pública por el Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación, la Asociación Española de Rehalas (AER) ha presentado alegaciones en las que, fundamentalmente se reivindica seguridad jurídica: «Los rehaleros tenemos derecho a saber qué normas nos afectan antes de salir a carretera», denuncian.

Por el contrario, según ha informado la AER en nota de prensa, el texto sometido a información pública no contiene ninguna especificación relativa al transporte de rehalas. A diferencia del R.D. 638/2019 por el que se regulan las condiciones de los centros de desinfección de vehículos destinados, entre otros, al transporte de animales, que contiene una regulación detallada en lo relativo a la desinfección de vehículos dedicados al transporte de rehalas, «el nuevo texto que regula las condiciones del transporte de animales, no dedica una sola mención a las rehalas», advierten.

Esta generalidad ha sido denunciada por la AER como un riesgo para la seguridad jurídica cuando transportamos nuestros perros, ya que, de no modificarse, «podría dejar al arbitrio del funcionario competente los requisitos a cumplir, generando múltiples contenciosos que podrían ser evitados si la regulación fuera más precisa», argumentan.

Por último solicitan del Ministerio presidido por Luís Planas que, «o bien excluya a las rehalas de su ámbito de aplicación o que regule, de forma suficientemente detallada su transporte teniendo en cuenta (…) la breve duración del transporte -normalmente inferior a ocho horas-, que se trata de trayectos cortos en la mayoría de los casos, que el inicio y fin de los desplazamientos suele ser el mismo núcleo zoológico, que el transporte lo realiza el titular del núcleo zoológico o una persona autorizada -no un transportista profesional o empresa de transporte- y que los animales transportados son siempre los mismos».

«No es por lo tanto equiparable a la situación de un transporte de ganado de una explotación a un matadero o a otra explotación diferente», advierten. Por ello, consideran todo lo anterior «motivos suficientes para que el MAPA o bien recoja en esta norma la peculiaridad del transporte de rehalas, jaurías o recovas, o bien las excluya de este borrador y dedique una norma específica a esta materia».