La ONC lamenta la sentencia del supremo que condena a la extinción al arruí

¿Lo compartes?

La Oficina Nacional de la Caza, la Conservación y el Desarrollo Rural (ONC) lamenta profundamente la decisión del Tribunal Supremo de condenar a la extinción al arruí en España, tras la denuncia de grupos ecologistas contra el Real Decreto 530/2013, de 2 de agosto, por el que se regula el Catálogo español de especies exóticas invasoras.

28/03/2016 | ONC

2014-04-23 Foto Arruí

En la práctica la sentencia acaba con la gestión cinegética sostenible de esta y otras especies tal y como se había llevado a cabo hasta la fecha para frenar su expansión.

La sentencia 637/29016 de 17 de marzo incluye a ésta y otras especies –como la carpa y la trucha arco iris- en el Catálogo de Especies Invasoras, y prohíbe su gestión. De esta forma, el Tribunal Supremo modifica un Catálogo aprobado en aplicación de lo dispuesto en la Ley de Patrimonio Natural y la Biodiversidad y previa consulta al Consejo Estatal para el Patrimonio Natural y la Biodiversidad. Y apoya la reivindicación de los grupos autodenominados ecologistas causando un importante perjuicio tanto a la conservación de los ecosistemas actuales como del propio sector cinegético.

Aunque por tratarse de una sentencia del máximo órgano judicial español, no cabe recurso ordinario, desde la ONC se están estudiando posibles actuaciones técnicas y jurídicas para proteger a los cazadores afectados.

Hay que tener en cuenta que en el caso del arruí en España hablamos de una especie que lleva casi medio siglo aclimatada e integrada al medio, y cuya expansión ha sido controlada, precisamente, a través de la gestión sostenible cinegética, una herramienta que se ha mostrado muy eficiente a lo largo de los años.

El arruí fue introducido en Sierra Espuña en 1970, y a día de hoy no se ha acreditado que desplace a otros ungulados autóctonos ni que suponga un amenaza para la flora y la fauna ibérica. De hecho, su presencia hasta hoy ha sido perfectamente compatible  con el mantenimiento de la biodiversidad en aquellos hábitats en los que se encuentra asentado.

Aunque la ONC y los cazadores españoles manifiestan su compromiso en la lucha, erradicación y control de las especies exóticas invasoras, los servicios jurídicos de la entidad están llevando a cabo un estudio en profundidad de la sentencia para ver cuál es la mejor vía de actuación en defensa de los cazadores, y especialmente de aquellos de las zonas más afectadas.

Por otra parte, la ONC se muestra preocupada por la derogación a través de esta sentencia de la Disposición Transitoria Segunda del Real Decreto 530/2013, de 2 de agosto, que hasta la fecha permitía que las especies catalogadas de aprovechamiento piscícola y cinegético, introducidas en el medio natural antes de la entrada en vigor de la Ley para el Patrimonio Natural y la Biodiversidad, que se hubieran extendido fuera de los límites de distribución anteriores a la publicación de la Ley, pudieran ser gestionadas, controladas y erradicadas a través de la caza y pesca.

La declaración judicial contenida en el Fundamento Jurídico Octavo, genera estupor y preocupación considerando que no existen en realidad métodos alternativos serios  a la caza y la pesca para el manejo y control de estas poblaciones. No puede olvidarse que estos métodos tradicionales a los que incluso en las sesenta páginas de sentencia el Tribunal Supremo llega a calificar de “legítimos en su ejercicio” o “encomiables y susceptibles de protección”, han contribuido con éxito a la conservación de especies emblemáticas como la cabra montés (en un estado poblacional óptimo) y el lobo.

Curiosamente, esta misma sentencia del Tribunal Supremo incluye de forma implícita el reconocimiento de la caza como una herramienta de la conservación de las especies y los ecosistemas, tarea que ahora el propio Tribunal quiere limitar con su fallo.

En definitiva, requiere la reiterada Sentencia de un profundo estudio para ver las implicaciones de la misma.


¿Lo compartes?

4 comments

  1. 0

    ECOLOGISTAS EN ACCIÓN SON LOS MAYORES EXTERMINADORES DEL ARRUÍ ESPAÑOL

    Pretenden exterminar al arruí de Sierra Espuña en el año 2016 y de toda España, por la propuesta de los ecologistas.
    No parece muy coherente que ayuntamientos como el de Jijona paguen a pastores para que sus cabras y ovejas domésticas ingieran los hierbajos del monte y; en cambio, pretenda Medio Ambiente, la Generalitat Valenciana, muchos ecologistas, etc. erradicar los arruís cuando realizan la misma labor y sin gasto para los contribuyentes. O sea, nos sirven de contra incendios y gratis, sustituyendo la labor que antes hacían las cabras domésticas (cada vez hay menos), las vacas, los burros, caballos.

    Veamos los motivos por los cuales no debe ser exterminado: Como que este animal no se hibrida con ninguna otra especie, está protegido como especie vulnerable por la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza). No se ha demostrado hasta hoy que sea transmisor de enfermedades. El arruí se alimenta de pastos y favorece las praderas y pastizales. Ya habitó aquí hace cien mil años, pero se extinguió y, de no ser por el Estrecho de Gibraltar, estaría aquí, igual que se encuentra ahora. No soporta la humedad, luego no se cree que se expanda hacia el norte: su hábitat natural se halla entre pinos y terrenos áridos. No compite ni expulsa a ninguna especie; al contrario, su adaptación a las dificultades le permite sobrevivir bien sin tener que rivalizar con la cabra montés o el ciervo mucho más agrestes y menos resistentes a estas zonas del semiárido alicantino, murciano, etc.
    Todos los factores anteriormente mencionados nos demuestran que la especie arruí no es usurpadora ni debe ser suprimida, ni declarada exótica invasora y, sin embargo, la han proclamado de esa manera y no lo es, pues tampoco perjudica la economía de donde habite. Al contrario, genera ingresos a los cotos, hoteles rurales, etc., y otros muchos beneficios a la flora y fauna; valga de ejemplo, sus restos alimentan a infinidad de especies protegidas como águilas, buitres, etc.
    Uno no quiere pensar mal, pero como siempre un tanto de corrupción humana (humana, demasiado humana, diría el gran filósofo Nietzsche) podría atañer también a este asunto: ¿a ver si anhelan suprimirlo de su vida en libertad en los montes para que sólo se puedan cazar en grandes cotos vallados, con hotel incluido y unos cuantos miles de euros por trofeo? Pues casualmente nadie en España se ha planteado erradicarlos de esos grandes vallados.
    No entiendo cómo los cazadores matan a arruís, gamos, cabras montesas, corzos, ciervos, etc., cuando estos animales se quedan de muestra, parados, vigilando a los cazadores y estos más que cazarlos, los fusilan cuando los cuadrúpedos se quedan fijamente mirándolos. Pero mientras no se prohíba la caza recreativa como ya ha ocurrido en Costa Rica, pienso que los cazadores debieran de movilizarse y que no sólo los puedan cazar los escopeteros más pudientes, en esos vedados para la clase alta, sino que no los exterminen de la Font Roja, Sierra Mariola, Carrasqueta, Sierra Espuña, Islas Canarias, etc. y que si han de cazarse que pueda ser, con control, en algunos montes; así al menos no sería masacrado de algunos parajes de España. Este tema está siendo muy manipulado y el objetivo es eliminarlo para los amantes de la naturaleza, los cazadores más modestos y que el negocio perdure solo en los vallados para monteros tipo Blesa, Juan Carlos I, magnates y gente de esa ralea.
    Nunca he entendido este afán de algunas autoridades y de ciertos grupos ecologistas por exterminar a las especies que no sean autóctonas. Cuidado con el amor al exterminio, pues los arruís son más nobles e igual de animales que los seres humanos y son menos foráneos que los marroquíes, ingleses, rusos, etc que residen en España. Por eso mismo, los arruís están más arraigados que muchos españoles, por algo ya pacían por España antes de nacer los menores de 45 años, en pleno periodo franquista. Además, debieran demostrar científicamente el deterioro que provocan a la fauna española, que, por cierto, es nulo. Pienso que existen las mismas razones para exterminar al arruí que las que esgrimía Hitler para el genocidio judío: ninguna. Por ello, les ruego a mis colegas los ecologistas y a las autoridades de medio ambiente que no debemos mantener el exterminio de ninguna especie solamente por ser foránea (además de que el arruí está bien adaptado a muchos montes españoles desde el 1970); sino dejadlos que convivan en paz, como el inofensivo arruí.
    En el semiárido alicantino, murciano, almeriense, etc., no hay ninguna otra especie de cabra salvaje que se adapte tan perfectamente como el arruí. En Texas (EEUU) la conservan, ¿por qué en España hemos de ser menos? Espero que seamos equitativos con esta especie animal y contribuyamos a una larga vida al arruí español que tantos beneficios nos aporta en algunas de nuestras sierras. ¡Seamos conservacionistas y no exterminadores!

    Raimundo Montero es presidente de Adhif

  2. 0
    Joan says:

    Hola, en primer lugar, felicidades por el articulo publicado. Aunque el estudio de la sentencia tienen varias lecturas y por ahora no veo que se entre en el fondo de la cuestión. Pero yo como aficionado lo dejo para los expertos en jurisprudencias.
    Ahora bien: Qué se hace gestión del arrui es mucho decir. Un animal que puede vivir más de 20 años y se mata no más tarde de 5, no es hacer gestión. Un animal que se la mata, en esperas diurnas y nocturnas, (estás últimas prohibidas por la Ley y cebando a pie de cultivos), no es hacer gestión. Un animal que no se hibrida, no contamina, no perjudica la economías locales, ( muchos de los daños que se le atribuyen son falsos), es resistente a enfermedades, no desplaza a la cabra montés, al contrario, (ver art de Ingeniero Sergio Eguia), está protegido por la UICN, es más pastador que ramoneador, (ver libro del Catedrático Alfonso San Miguel), y que además desempeña un importante papel en la conservación y en la biodiversidad del semiárido español, (ver las publicaciones y rectificaciones del Doctor Jorge Cassinello), que es capaz de pasar el verano sin beber agua, cazar hembras sin ninguna limitación y durante todo el año….. Todo esto tiene otro nombre, pero no es hacer gestión por mucho que lo diga la ONC.
    En segundo lugar, Sr Montero. Le felicito por su acertado comentario, pero visto su página de ADHIF que Ud preside y a la vista de otras publicaciones y comentarios en diferente foros, veo que se queda Ud a medias en muchos temas. Desconozco si también ADHIF, forma parte del negocio del arrui en la Comunidad Valenciana. Qué esperaban? después de varios años incumpliendo la Ley y Uds sin denunciarlo. No se han preguntado nunca, ¿dónde estaba la Real Federación de Caza?, sabiendo que este animal estaba el lista de exterminio desde 2009, gracias al Decreto 213 del Consell? y se siguió cazando y negociando como si fuera una especie cinegética, cuando este Decreto lo prohibía. Lo normal es que se hubiera luchado para sacarlo de ese Decreto y en su defecto, (como dice la Ley 42/2007 y el propio Decreto 213/2009) aplicarlo y extinguirlo, es decir matarlo y al contenedor, pero al contrario, se hizo una nefasta gestión cinegética perjudicando a la especie, matando hembras jóvenes y machos a partir de 54 cm, asegurando así el negocio de los vallados, impidiendo que en abierto se hagan trofeos. Luego con los Reales Decretos 1128/2011 y 630/2013, tampoco se hizo nada. Lo que interesaba era seguir cazando 365 días y 365 noches y sin limitaciones.
    Ahora ya es tarde para lamentarse. Confiemos en el indulto!!!!!
    Esperemos que al final se imponga el sentido común, como llevan haciendo muchos cotos y que se pueda salvar una especie que además de su valor cinegético, es un recurso (como bien se publicitó en Mula -Murcia hace unos años,) es un recurso turistico y gastronomico de primer orden, y los que disfrutamos con verlo y fotografiarlo podamos seguir haciéndolo.
    Muchas gracias.

  3. 0

    Sr. Joan:
    Me parece muy acertado sus comentarios a mi artículo. Sobre si tenemos intereses desde Adhif sobre el arruí, sólo de tipo conservacionista, el placer de luchar por la natura. Pero económico de ningún tipo; todo lo contrario, para ser socio de Adhif se ha de pagar una cuota anual que pagamos todos los miembros.
    Raimundo Montero

  4. 0

    ARGUMENTOS CONTRA LA MATANZA DEL ARRUÍ ESPAÑOL

    Desde ADHIF (Asociación Defensora de Herbívoros contra Incendios Forestales) presentamos las siguientes consideraciones para contribuir a que finalice pronto el exterminio del arruí español (español pues nos ha limpiado algunos montes de hierba este siglo y parte del XX):

    1.- El Tribunal Supremo español dictó Sentencia 637/2016 contra el arruí y lo declaro invasor y dañino e instó a su exterminio de España, al dar respuesta a Ecologistas en Acción y otros grupos parecidos que tantas ganas tienen de liquidarlo completamente y que nunca han atendido las razones que desde ADHIF se le presentaban de que estaban muy equivocados.

    2.- El Tribunal Supremo se fundamentó en su veredicto en pruebas científicas contra el arruí, pero como se basaban en el prejuicio ecologista de ser amantes sólo de la botánica y con prejuicios infundados sobre los herbívoros; el tiempo ha demostrado que, los mismos científicos del CSIC que declararon dañino e invasor al arruí, han rectificado y actualmente piensan que no es dañino sino beneficioso para el ecosistema del sureste español y no desplaza para nada a la cabra montés.

    3.- Lo que es difícil de entender es que si el doctor Jorge Cassinello (véase http://www.cienciaycaza.org/protagonista-del-mes/jorge-cassinello-roldan-/15) ha modificado su anterior criterio y solicitado como ADHIF y otros grupos que el Ministerio de Agricultura excluya al arruí del catálogo de especies invasoras y dañinas, ¿por qué no lo efectúa? ¿Por desidia? Es grave que no lo haga pues se lo solicita los mismos científicos por lo cuales fue incluido en su día como dañino.

    4.- Tampoco entendemos desde ADHIF que si el Tribunal Supremo se basa en unos estudios contra una especie animal, si esos trabajos han sido refutados por su mismos autores, ¿por qué no anula lo tocante a una especie que ya la ciencia no la considera perjudicial? Es somo condenar a muerte a una persona y, si después de la sentencia aparecen pruebas de su inocencia, ¿sería justo que un tribunal permitiese que la ejecutasen?

    5.- Para más pruebas en favor del arruí, la Comisión Europea (13-07-2016) ha ordenado a todos los países miembros (por supuesto, incluida España) que acaten su resolución y exterminen a las especies invasoras y preocupantes para la Unión Europea. Como era lógico y de suponer, el arruí no aparece en esa lista de especies a erradicar, ni que sean preocupantes. Al ser así, ¿ por qué el Ministerio de Agricultura no la excluye del catálogo español de especies preocupantes e invasoras, tal como lo ordena el mismo Presidente Jean-Claude Juncker, que es quien firma el Reglamento de obligado cumplimiento, el 13 de julio del 2016, en el Diario Oficial de la Unión Europea?

    Pese a todo lo demostrado hasta aquí, la Generalitat Valenciana está llamando a los titulares de los cotos de las tres provincias a fin de que maten a todo arruí que se halle en sus dominios. Si la Conselleria de Medio Ambiente de la Generalitat es tan seguidista de la política pepera sobre la naturaleza y hasta mantiene a los mismos altos cargos del PP en lo referente a caza, especies, etc., ¿a causa de qué en este aspecto no hay cambio político en absoluto y, en vez de tratar de mejorar el tema de la caza en su Comunidad, no se esfuerza nada para mejorarla y se lanza a la caza y aniquilación de un inocente animal con pruebas científicas en su favor y la resolución de la Unión Europea?

    Desde ADHIF (http://wwwadhif.blogspot.com.es/) rogamos a la Conselleria de Medio Ambiente que rectifique esa matanza injustificada. Igualmente solicitamos a toda la gente de bien que nos apoye contra este exterminio y pedimos a los cazadores que se nieguen a practicar esta masacre contra una especie animal tan bien aclimatada y beneficiosa contra los incendios forestales.

    Raimundo Montero es presidente de ADHIF.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *