¿Cómo debes cuidar tus capturas?

¿Lo compartes?

No hace mucho tiempo cuando manejábamos nuestras capturas, no lo hacíamos de la forma más correcta, sin tener en cuenta que la buena manipulación del pez asegura que vuelva a su medio con total garantía. ¿Quieres saber cómo hacerlo? Aquí tienes las claves.

07/06/2016 | Juan Carlos García

Lo primero, su seguridad

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Antes de nada, para tener la certeza que nuestros peces no sufrirán daños por caídas, golpes, arañazos u otros, es conveniente adquirir el material adecuado para su correcta manipulación:

  • Sacadera amplia.
  • Moqueta acolchada.
  • Saco de pesaje.
  • Trípode de pesaje.
  • Antiséptico.

¿Qué hacer cuando el pez está fuera del agua?

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Lo primero y más importante es mojar nuestra moqueta para que el pez no pierda su mucosa protectora y mantenga la humedad corporal. Después procura curarlo lo mejor posible dándole antiséptico, no sólo en la boca, sino también en aquellas partes del cuerpo que hayan podido sufrir algún golpe, roce o incluso la pérdida de alguna escama.

No te demores mucho en este menester, ya que luego viene el pesaje y la ansiada fotografía. Si llevamos un orden y una cierta rapidez el pez no sufrirá ningún daño antes de la suelta.

¿Cómo sujeto al pez para la foto?

11

Esto se ha convertido en todo un arte que paso a describiros. El pez debe ser cogido de forma horizontal metiendo una de las manos entre la aleta pectoral y su cabeza (nunca introduciremos los dedos dentro de sus agallas) y la otra mano colocándola entre la aleta anal y su ano.

Tened cuidado si se nos mueve y no saquéis la foto sin tener la moqueta colocada debajo del pez, al igual que cuando lo transportemos de nuevo a su medio, esto evitará daños innecesarios.

Por el futuro de lo nuestro

Lamentablemente aún es posible escuchar: ¡si el pez no sufre!, ¡en el suelo no le pasa nada!, ¡pero esa herida cicatriza!

El futuro de nuestras capturas está en nuestras manos, antes de comprarnos las mejores cañas, cebos y aparejos, debemos pensar en cuidarlas, ya que nos gustará seguir disfrutando de ellas y por consiguiente a nuestras futuras generaciones.

Demos ejemplo de civismo y adquiramos unos hábitos de conducta que favorezcan el respeto y la educación entre todos los pescadores.

 


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *