Carpfishing, verano vs invierno

¿Lo compartes?

¿Qué estación es mejor para el carpfishing, el invierno o el verano?. Te traemos algunas de las claves de cada temporada. No te lo pierdas, seguro que resuelve muchas de tus dudas.

La diversidad de cada estación

Cada periodo estacional afecta de manera diferente a nuestras especies de pesca, y la carpa y el barbo no iban a ser menos.

El invierno; una de las épocas favoritas para muchos pescadores, entre los cuales me incluyo. Los principales motivos de esta predilección, es que la carpa ya no busca alimento en las diferentes capas del agua, y es en invierno cuando se encuentran en los lugares más profundos, ya que ahí se encuentran con una mayor temperatura. Por lo tanto, un hot spot bien situado y concentrado en el fondo puede darnos grandes resultados.

20150213_145231

Es cierto que los peces bajan mucho su actividad biológica con el frío, y es por ello que buscan bien pegados al fondo ese alimento proteico que nosotros le podemos ofrecer. Por lo que no dejéis vuestras cañas en casa y salid a buscarlas, ¡ah! un consejo que la mayoría de las ocasiones da resultado, cuanto más profundo pesquéis mejor, no lo olvidéis.

20141228_151228

 

La primavera es un periodo de transición para la carpa, aquí los peces empiezan a despertar de ese letargo y con ello, empiezan a retomar su incesante actividad alimenticia. A las carpas en primavera les gusta pasearse por la orillas, a pesar de que el agua todavía no se encuentra a una temperatura óptima, este comportamiento coincide con el periodo de freza, pero también es debido a su imparable ansia de buscar alimento.

La carpa ya empieza a recorrer grandes distancias en busca de ese alimento que ha quedado en el suelo durante el invierno, por lo que no será difícil que apuesten por nuestros cebos estratégicamente colocados. Buscadlas en entradas de reculas, en zonas someras e inundadas, en las orillas contrarias con cierta inclinación y con el agua turbia, donde haya árboles sumergidos, siempre intentando dejar un espacio de seguridad para el posible combate.

El verano; quizá para muchos el peor momento para apostar por el carpfishing, aunque no para todos. En el verano, con la subida de la temperatura, la bajada de oxígeno en el agua afecta de manera exponencial a la actividad de la carpa. El mejor momento del día para buscarlas es durante la noche, la temperatura baja y con ello su actividad se hace más notable.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Esta preciosa full scaled fue pescada en pleno mes de agosto y a más de 35º de temperatura

En el verano intentaremos buscar zonas donde la temperatura del agua sea más estable y el sol no incida directamente sobre ella, muchas veces zonas de poco más de medio metro de profundidad pueden darnos alguna que otra alegría, ya que ellas buscarán lugares sombríos y pegados a las orillas. Árboles, carrizos, cortados y espadañas puede ser el mejor lugar donde instalar nuestras posturas, en el río si podéis pescar pegados a la orilla mucho mejor, ya que es donde más sombra se proyectará, seguro que nuestras amigas no estarán muy lejos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Las carpas de río son auténticas locomotoras, su fuerza queda más que palpable

El otoño es un buen periodo para acechar a las grandes carpas, la comida natural empieza a escasear y las carpas vienen a alimentarse a los lugares donde los herbarios comienzan a caer liberando el sustento necesario para ellas. En esta época, comienzan a buscar zonas más profundas y buscan resguardo en espacios con bastantes obstáculos. Los peces comienzan a moverse, pero la distancia que recorren todavía no es notable.

20150711_142412

Otro dato importante es que la buenas jornadas de otoño están relacionadas con el viento, cuanto más fuerte sople mejor. Las mejores zonas para encontrarlas serán lugares con cierta corriente donde la comida pasará próxima a ellas, también las orillas siguen siendo un punto caliente dado que en esta época cae mucha comida de los árboles.

El río para el verano y el embalse para el invierno

Con las distintas estaciones del año se nos abre un amplio abanico de posibilidades para la pesca, pero también las dudas surgen en el momento de elegir un río o un embalse para disfrutar de una o varias jornadas seguidas. Quién no se habrá preguntado muchas veces: “¿Cuál puede ser la diferencia entre pescar en un embalse en invierno y en un río en verano o viceversa?”.

20150707_195452

La respuesta no es sencilla, ya no sólo por el hecho de guiarnos por los pasos de la mayoría sino por el comportamiento natural y biológico que muestran los peces, en cada lugar y momento. La pesca del carpfishing resulta dura y complicada tanto en verano como en el invierno, temperaturas extremas de frío y de calor pueden echar para atrás al más pintado, pero parece que cada vez somos más los que nos aventuramos pase lo que pase. Durante el invierno la pesca se vuelve complicada, ya que el frío intenso nos puede afectar de forma muy directa.

20150101_103832

Para los peces esto no va a ser un gran problema, las carpas ralentizan sus desplazamientos pero no su actividad alimenticia, que se acentúa según los determinados lugares y zonas donde éstas se encuentren. En el invierno las técnicas de pesca cambian y sobre todo en el cebado que nosotros realicemos. ¿Cómo debemos solucionar esto? Pues bien, algo que debemos tener siempre claro es que los cebados no deben ser copiosos, el principal motivo es que en determinados momentos del día las carpas salen a buscar su alimento diario pero en pocas dosis, ya que su ritmo metabólico desciende considerablemente.

20141230_111742

El cebado debería estar compuesto por cebos proteicos, que les proporcionen el mayor porcentaje de nutrientes para pasar los largos días de frío. Al desplazarse poca distancia, el cebado también debe estar concentrado. Una buena bolsa o malla de pva junto con algún que otro boilie y pellet nos puede dar grandes resultados, ya que éstos son cebos que les aportan gran cantidad de nutrientes.

La pesca en río durante el invierno, resulta algo más complicada que en un embalse; uno de los motivos es que las carpas en río buscarán siempre zonas más escondidas y resguardadas de muy difícil acceso para nuestras posturas. Mientras en el embalse la posibilidad de encontrarlas se cierne a una búsqueda de profundidad abismal.

La pesca en río en verano puede ser algo más fructífera, porque la carpa se desplaza más libremente por él. Tendrán momentos donde buscarán el resguardo de las sombras y en otros momentos saldrán de ella para los desplazamientos en busca de comida, aunque también habrá momentos del día donde “desaparezcan”. En el río el agua sigue su curso, por lo que su oxigenación será relativamente buena, de ahí que puedan seguir con sus actividades con más asiduidad. Mientras en el embalse esto cambia considerablemente, recordemos que son aguas paradas y que las orillas en la mayoría de nuestros embalses no cuentan con cobertura de árboles, carrizos, espadañas, etc… donde ellas puedan refugiarse. El calor incide sobre el agua durante muchas horas al día, por lo que la temperatura subirá y con ello llega el descenso de la oxigenación, este factor afectará directamente en el comportamiento de la carpa, esa inactividad será más que palpable en muchas de nuestras salidas de pesca.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
La multitud de montajes para el carpfishing son interminables y variopintos

El pez, ese gran desconocido

Ya sabemos que cada pez y cada lugar es diferente, que ellos reaccionan siempre de manera insospechada, de lo contrario la esencia de la pesca se perdería, ¿Por qué algunos días quieren comer casi cualquier cosa que les ofrecemos? ¿Por qué otros días no pican ni aunque les pongamos caviar?, estas son algunas de las preguntas que siempre nos hacemos pero… ¿Sabéis quién tiene la respuesta? Los peces, nada más que ellos.

20150516_140148

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
El cebado previo, todo un arte

Por eso este gran deporte nunca será una ciencia exacta y lo que la teoría nos dice, no siempre se da de esta manera. Por lo que no queda más que seguir probando, investigando y desarrollando todas nuestras artes como pescadores hasta intentar dar con algunas de estas respuestas.

Ánimo a todos los que estáis dispuestos a no daros por vencidos, para aquellos que echan muchas horas buscando lugares y zonas de pesca, dedicando días e inclusos meses a preparar cebaderos, leyendo, viendo…, todo eso y mucho más es el carpfishing, un estilo de vida que hace que el contacto con la naturaleza sea mucho más arraigado.

Muchas gracias, un saludo a todos y nos vemos por las orillas.

 


¿Lo compartes?

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *