El orgullo recolector, por Jesús Caballero