fbpx

Caza este jabalí de más de 100 kilos a 70 metros con miras abiertas

Este cazador narra cómo abatió, el pasado 21 de febrero, el primer jabalí de su vida con un trofeo destacable. Ocurrió en una batida junto a su cuadrilla en la provincia de Orense y el lance lo grabó en vídeo.

jabalí

El cazador gallego Alejandro Álvarez abatió junto a su cuadrilla, el pasado 21 de febrero, un jabalí vakamulo de 105 kilos de peso y unas prominentes defensas en un lance que quedó grabado en vídeo y ha mostrado a Jara y Sedal. Álvarez confiesa que fue una jornada «apasionante» y que, aunque han cazado jabalíes de mayor envergadura que éste, el protagonista de esta historia le otorgó un lance peculiar.

Aquel domingo, 21 de febrero, la cuadrilla se dio cita en Amoeiro, provincia de Ourense, para otra jornada de caza más de las múltiples que comparten a lo largo de la temporada. Como siempre, a las 8 de la mañana se reunieron para hacer la lista de cazadores y ultimar los detalles de la zona a cazar.

«La mañana transcurrió sin pena ni gloria, ya que los jabalíes no daban la cara, hasta que en una pequeña esquina apareció un pequeño animal  de unos 30 kilos que no tardó en salir del encame y que abatió mi compañero Gerardo», narra el joven.

Por la tarde fueron a la búsqueda del gran jabalí

Ya por la tarde, tras colocarse los cazadores y soltar los perros, Arsenio -uno de los perreros- llegó a un encame y sacó otro jabalí de también de unos 30 kilos y toda la rehala se marchó detrás de él, siendo abatido en uno de los puestos.

Pasados cinco minutos, el perrero sintió ruido muy cerca y vio cómo salió otro jabalí mucho más grande. La rehala, ya de regreso, encontró el rastro del animal y comenzó el acoso: «Yo, desde mi postura, encendí la GoPro y, al instante, lo vi en la esquina del prado corriendo para saltar a campo abierto», cuenta el cazador.

Un compañero colocado más arriba disparó en dos ocasiones, pero erró. Entonces, el animal llegó a la zona de tiro de Alejandro, éste apuntó a unos 70 metros de distancia y disparó, pero necesitó apretar el gatillo una vez más para acertar sobre el animal. «¡Conseguí cazarlo!», relata el cazador tras el lance llevado a cabo con su rifle Benelli Argo en calibre .30-06 Springfield.