El cazador Jesús Oliver, que en la actualidad vive en Zaragoza capital, invitó el pasado mes de febrero a su vecino José Gabea a una montería que acostumbra organizar cada año. Pero lo que comenzó como una gran jornada entre amigos, acabo con un premio final sorpresa: un jabalí con unos colmillos dignos de medalla y el más grande que recuerda Oliver que se haya abatido en su coto en los últimos diez años.

Jesús detalla a Jara y Sedal cómo fue el lance al gran cochino en la jornada cinegética que organizó en las cercanías de Murillo de Gállego, en la citada provincia aragonesa: «Lo invité a cazar y le salió el jabalí de su vida por mitad de unas retamas». «Se nos había pasado a todos y le disparó en dos ocasiones con un rifle en calibre .300 Winchester Magnum. Aunque aguantó en pie unos segundos, finalmente cayó abatido», narra Oliver sobre el momento en que José conseguía dar caza al enorme animal.

«Después de los dos disparos, el subió subió un ribazo, pero lo encontramos muerto. No nos lo creíamos», confiesa el cazador maño. El gran macho, de 120 kilos de peso, posee unos colmillos de 21 centímetros de largo cada uno y 2,4 centímetros de ancho. El trofeo, que ya está en manos de un taxidermista de confianza, podría acercarse a los 113 puntos.

José Gabea con el gran jabalí. © J. O.

También cazó un gran ciervo en la misma temporada

El cazador con el ciervo. © J. O.

Por otro lado, Oliver narra que su amigo también cazó un gran ciervo en la misma temporada, por lo que sin duda ha estado tocado con la varita mágica de la suerte. El lance sucedió en las cercanías del municipio de Biel, Zaragoza – en la comarca de las Cinco Villas-. «Le entró por un campo y llegó hasta donde estaba a cuatro metros aproximadamente, abatiéndolo», recuerda el cazador.

Además, consiguieron inmortalizar el lance a esta otra gran captura en vídeo: