Memorable noche de espera: le entra un cochinazo nada más colocarse en el puesto

Comparte con tus amigos










Enviar

El cazador murciano Mariano Cascales Roch participa el concurso que Jara y Sedal tiene en marcha junto a Beretta Benelli Ibérica con la crónica de una espera en la que consiguió un jabalí de 90 kilos con unos grandes colmillos.

24/8/2019 | Redacción JyS

Mariano Cascales Roch, con el jabalí y la tablilla final. / M.C.

Mariano Cascales abatió el pasado 18 de mayo un jabalí de 90 kilos con unos extraordinarios colmillos que han sido medalla de bronce después de haberlos homologado. Lo abatió en un coto social cercano a Moratalla –Murcia- y ahora, con motivo del concurso que Jara y Sedal tiene en marcha junto a Beretta Benelli Ibérica, ha decidido compartirlo con nuestros lectores.

«Hacía mucho tiempo que ningún animal se acercaba por las inmediaciones de la siembra de avena que tenía en la finca La Solana», relata Cascales, que llevaba casi dos meses zona  y, ya de regreso, se acordó de que había luna, por lo que decidió quedarse de espera aunque no vio «indicios para tener esperanzas».

Dejó el coche a unos 400 metros del puesto y, al sacar su equipo, escuchó un ruido que provenía de unos pinos de un cerro. «Me dije: ya se han asustado los torcazos», recuerda. Siguió subiendo la cuesta pensado que eran las palomas cuando, de nuevo, escuchó un poco más arriba otro sonido similar: «Me quedé un poco parado porque era raro. Continúe hacia el puesto por la orilla del bancal, que estaba labrada, cuando vi un rastro recto hasta la avena, eso me dio esperanzas para esa noche…», relata.

Escenario donde tuvo lugar el lance.

«Me sitúe en el puesto esperanzado, y dándole vueltas al origen de los sonidos que había escuchado momentos antes, coloqué el rifle, la mochila, silencié el móvil y contesté unos cuantos mensajes. Poco después levanté la vista, miré sobre la avena y ahí llegó mi sorpresa», relata Cascales sobre el instante previo al lance. «Vi cruzando el bancal por dónde yo había pasado un jabalí que, por el bulto que hacía, sabía que era grande. Miré por los prismáticos y allí estaba en el pico de la avena. La emoción me invadió, cogí el rifle y tuve que respirar varias veces para que no se me saliera de la cruz del visor», confiesa sobre el impactante instante previo al disparo.

Después de enfocar al jabalí en el visor y disparar, el macareno desapareció entre la avena, ya que estaba muy alta. «Me dirigí al lugar, y allí estaba, un animal precioso, de unos 90 kilos y con un bonito trofeo».

¿Tienes una historia que contarnos? ¡Cuéntanosla y podrás ganar munición gratis!

El perfil de Facebook de jaraysedal.es está a punto de alcanzar los 800.000 seguidores. Por ello, la revista de caza más leída de España, ha organizado un concurso para celebrarlo. 

Solo tienes que enviarnos un email a info@revistajaraysedal.es contándonos tu mejor historia de caza mayor y adjuntar las fotos de ese día y tu número de teléfono. No tiene por qué ser el relato de un trofeo medallable, aunque se valorarán aquellos grandes, curiosos o extraños que les acompañe una buena historia. Si has cazado un animal inusual o el lance o la historia que lo rodea fue única, ¡cuéntanosla! Puede que ganes ¡más 100 euros en munición metálica para tu rifle!* Te contamos más detalles aquí.

Memorable noche de espera: le entra un cochinazo nada más colocarse en el puesto
4.4 (87.26%) 146 voto[s]
Comparte con tus amigos










Enviar

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here