Un ex-miembro de Lobo Marley reconoce a cámara que la organización es un negocio

¿Lo compartes?

El documental sobre el lobo ibérico producido por la Fundación Artemisan cuenta con el testimonio de uno de los fundadores de Lobo Marley, que asegura que el objetivo de este grupo radical es vivir del conflicto del lobo.

4/8/2017 | Redacción JyS

El documental “El lobo y el hombre”, realizado por la Fundación Artemisan, que se hizo público el pasado miércoles, ha generado un gran número de reacciones. La mayor parte de ellas han sido positivas, pues el film es el trabajo de investigación más exhaustivo se ha realizado sobre la especie en el siglo XXI. En él, Artemisan analiza de una forma neutral  la situación del cánido desde el punto de vista de todos los actores a los que afecta su presencia: ganaderos, científicos, expertos y administración. 

Como era de esperar, los grupos animalistas más radicales han criticado duramente la pieza, elaborada en un tono científico y de neutralidad que invita a buscar una fórmula de conservación de la especie y de los habitantes rurales que sufren sus ataques. Es el caso de Lobo Marley, la organización que encabeza Luis Miguel Domínguez, que ha calificado esta obra como «maniquea, manipuladora y de corte panfletario». Incluso, han llegado a criticar a personalidades que aparecen en el documento como Odile Rodríguez de la Fuente como «cómplice y cooperadora necesaria» de una «persecución letal» hacia el lobo. Es precisamente ese discurso radical e incendiario una de las cosas que la hija de Félix Rodríguez de la Fuente subraya como un problema para la conservación del lobo. Pero no ha sido la única en señalar directamente a esta organización como uno de los principales problemas para la conservación del lobo en España.

Radicalización por intereses

El documental “El lobo y el hombre” también cuenta con el testimonio de Antonio de Miguel Antón, fundador y ex-secretario de Lobo Marley. En su primera intervención en el documental De Miguel asegura: «Yo siempre he dicho que el conflicto del lobo es como un choque de trenes. En uno viajan los ultraconservacionistas, los defensores ultras y acérrimos del lobo; y en otro viaja el mundo rural: los ganaderos, los cazadores… Cada uno tiene sus intereses. Uno sus intereses comerciales; y otros sus legítimos trabajos y el medio rural en el que viven».

El fundador y ex-miembro de Lobo Marley asegura ante la cámara algo que en otras ocasiones ya había expresado por escrito sobre esta organización: «Se han radicalizado por intereses y conveniencias espurias, personales, para vivir de este conflicto, para comer de este conflicto, porque no tienen otra forma de vivir que del conflicto del lobo».

Puedes ver el documental completo a continuación:

 

 


¿Lo compartes?

One comment

  1. 1
    Cazador Orgulloso says:

    Bueno pues se confirma lo que siempre se ha sabido pues es, muy a su pesar, un secreto a voces.
    Los ecolojetas y los ecoloterrotistas son los que sin oficio y sin beneficio para esta sociedad viven parasitariamente de la administración mamando de la teta de la subvención y de la donación del incauto y del que quiere limpiar su conciencia de urbanita que sin haber pisado campo, sin haber pasado calor, ser o haber luchado con el fuego del incendio se declara ecologista o peor aún vegano… vamos ecoloterrotistas.
    El ecologista es el que lucha y si hace falta muere por el campo y su conservación en el tiempo con sus usos y tradiciones valga la redundancia tradicionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *