Un trofeo es para siempre, cómo cuidarlo