Un cazador gallego ‘tunea’ un Citroën C8 con colmillos de jabalí y patas de corzo

¿Lo compartes?

A Tino no le importa que algunos piensen que tiene un «friki coche». Conserva en perfecto estado este Citroën C8 de principios de los setenta decorado de un modo muy particular. 

11/5/2018 | Redacción JyS

tunea coche con trofeos de caza
El propietario enseña la curiosa decoración del vehículo. / Foto: La Voz de Galicia

¿Recuerdas aquellos coches tuning con kits de ensanche cargados de fibra por doquier? ¿Y aquellas pinturas, decoraciones y luces que hacían que el coche destacara por todo lo alto? Hace unos años los fanáticos de modificar la apariencia o rendimiento de sus vehículos no hubieran caído en la posibilidad de hacerlo ¡con colmillos de jabalí o patas de corzo! A Tino le da igual si no es lo más ortodoxo. 

Saturnino Neira, un vecino de A Pobra de San Xiao (Lugo) conocido como Tino, convirtió el salpicadero de su Citroën C8 del año 72 en un mini museo cinegético con insectos y partes disecadas de animales. Lleva colgada la cola de un zorro, las patas de un corzo, un ciervo volante y dos dientes de jabalí incrustados.

Además su coche incorpora una pegatina en la carrocería con una liebre montada sobre otra y cuando señala esta advierte de que el utilitario es «turbo inyección», pero semejante afirmación mecánica no cuela. «Eso no, pero le aseguro que tiene encendido electrónico y no falla», según publica La Voz de Galicia.

Con 75 años, este jubilado aficionado a la caza y al Real Madrid afirma que procura tenerlo pintado de blanco. «Si me presento con él en el Bernabeu se para todo Madrid», bromea. «Fue a cazar conmigo durante muchos años porque fui cazador cincuenta y pico, al menos. Es por eso que pongo los dientes de un jabalí, el ciervo volante, la cola de un zorro… Tengo un poco de todo. ¡Y que cada uno diga lo que quiera! Es bueno para lo que me gusta, para mi diversión …», indica el propietario.

Según explica La Voz de Galicia, a pesar de tener un Mercedes, también antiguo, que utiliza para desplazamientos más largos, Tino asegura que «El C8 no se vende». El curioso vehículo fue adquirido de segunda mano hace ahora 46 años«Me salía por 140.000 pesetas porque tenía extras», explica Tino Neira. «¿Extras?». «Sí, el aparato de radio, que en aquellos tiempos era todo un lujo», respondió el propietario de este vehículo vintage que enciende a la primera y sin ningún problema gracias al sistema electrónico que le puso un mecánico de la zona. 

«Tiene mucha historia, por eso no me voy a deshacer de él. Ya ve, pasa sin problemas ¡las inspecciones técnicas!», presume Saturnino Neira.

 

Un cazador gallego ‘tunea’ un Citroën C8 con colmillos de jabalí y patas de corzo
4 (80%) 18 votos

¿Lo compartes?

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here