El Supremo confirma la prohibición de cazar lobos en Castilla y León

Comparte con tus amigos










Enviar

Mario Sáenz de Buruaga, biólogo experto en lobo, explica a Jara y Sedal que «la caza del lobo en Castilla y León no ha supuesto ningún retroceso demográfico para la especie» a pesar de que el Tribunal Supremo ha tumbado su plan de gestión. Al contrario, con él sus poblaciones aumentaron un 20%.

01/01/2019 | Redacción JyS

lobo
Lobo. / Foto: Shutterstock.

El Tribunal Supremo ha «anulado definitivamente» el Plan de gestión del Lobo en Castilla y León. Lo ha hecho inadmitiendo el recurso de casación interpuesto por la Junta de Castilla y León contra la sentencia del 25 de enero del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, por la cual se anulaba el Plan de Conservación y Gestión del Lobo en la Comunidad.

En consecuencia, la Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo Ibérico ha enviado un comunicado recogido por Europa Press asegurando que el plan de 2016 «resulta definitivamente anulado al consolidar el auto del Supremo la sentencia anterior del TSJCyL y al desestimar el recurso de casación interpuesto por la Junta».

La asociación añade que el decreto por el cual se aprobó el plan se publicó en el BOCyL el 23 de mayo de 2016. Frente a esa disposición, Ascel planteó recurso contencioso en julio de 2016 que derivó en la sentencia del TSJCyL el pasado 5 de febrero de año 2018. Y frente a esa sentencia, «de un modo que ahora se confirma inadecuado, la Junta decidió interponer un recurso de casación sin fundamento», como ahora ha ratificado el auto del alto tribunal, añade la asociación.

«El Supremo no hace sino recordar que si se establecen unos procedimientos, han de ser cumplidos por los administrados y -también- por las administraciones, incluso cuando las consejerías las dirijan magistrados en excedencia, como este es el caso, desde julio de 2015», continúa el comunicado.

«La caza del lobo en CyL no ha supuesto ningún retroceso demográfico para la especie»

Lobo Ibérico. /Shutterstock

Por su parte, Mario Sáenz de Buruaga, biólogo experto en lobo en CyL, en declaraciones a Jara y Sedal sobre la decisión del Supremo de tumbar el plan del lobo en la Comunidad Autónoma ha explicado que, aunque «no soy jurídico ni he leído la sentencia, lo único que puedo decir al respecto es que, fuera del escenario judicial, la caza del lobo en Castilla y León no ha supuesto ningún retroceso demográfico para la especie en este territorio».

El incremento de en torno a un 20% de su población recogido en el último conteo oficial así lo confirma. «La calidad científica del censo es muy alta y por tanto este incremento es incuestionable. Pero esto nada tiene que ver con lo que haya evaluado el Supremo, que no entra lógicamente a valorar si hay tantos o cuántos lobos sino que lo que discute es si la normativa permite o no la caza de lobo de acuerdo al marco administrativo aprobado», ha explicado el biólogo.

¿Qué se puede hacer para controlar sus poblaciones?

Imagen de un lobo ibérico. /Shutterstock

Sobre qué se puede hacer ahora para controlar sus poblaciones, Sáenz de Buruaga explica que «una cosa es que la caza suponga un control en determinado momento y otra que sea la herramienta legal para controlar al lobo si se decide controlarlo. La caza es una actividad que no nace para gestionar; cierto es que, por ejemplo, sin caza de ungulados, los daños a la agricultura y accidentes de tráfico serían muchísimo mayores, y que por tanto esas capturas toman cuerpo de gestión, pero no es ese el fin previsto, al menos en la inmensa mayoría de los cotos».

En el caso del lobo, «su caza es cuestionada por muchas personas y sectores por pura definición, no por la entidad que tenga esa caza. Y de hecho ese posicionamiento rechaza no solo la caza sino la captura de lobos en general. Esa es una opinión legítima; para mí confundida pero legítima».

También Sáenz de Buruaga valora la posible extensión de esta medida: «Vivimos en un Estado de Derecho y por tanto los tribunales están abiertos para quien crea que se está infringiendo una normativa. Quiero dar por hecho que el Supremo y cualquier tribunal sentencia en función de fundamentos y criterios exclusivamente jurídicos». En este sentido, el biólogo añade: «no he entendido alguna sentencia y, por tanto, no la he compartido (sobre todo en asuntos ligados con caza aunque no fuera de lobo) pero a partir de ahí no seré de los que se apunta, como es tan habitual en España, a cuestionar todo y a decir que tal o cual sentencia es un guiño a tal o cual sector. Si algo está claro es que los asuntos que más movilizan a la sociedad van a ser cada vez más judicializados, así que cada parte deberá tener muy bien atados normativamente sus soportes de actuación», concluye Sáenz de Buruaga.

El aumento de la población de lobo en CyL

Lobos comiéndose un corzo en la carretera / Fotografía: Facebook
Lobos comiéndose un corzo en la carretera / Fotografía: Facebook

La población del lobo en Castilla y León, donde se encuentran en 60 por ciento de los ejemplares ibéricos del país, ha aumentado según publicó Jara y Sedal recogiendo un estudio la obra Lobos, que salió a la luz el pasado mes de noviembre.

El estudio se centra en la población del lobo existente en Castilla y León, así como su situación en España, coordinada precisamente por Mario Sáenz de Buruaga, director científico del Censo nacional del lobo en Castilla y León, Cantabria, La Rioja y País Vasco.

En 2012-2013 tuvo lugar el último censo oficial realizado por la Junta de Castilla y León en colaboración con el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Entonces, se tenía conocimiento de la existencia de 179 manadas en Castilla y León. Ahora, tal y como el citado digital ha hecho público, la población se ha incrementado entre un 18 y un 19%, es decir, unas 20 manadas más.

El Supremo confirma la prohibición de cazar lobos en Castilla y León
5 (100%) 2 voto[s]
Comparte con tus amigos










Enviar

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here