Tres disparos, tres jabalíes