Quince tipos de cazadores que hay en todo coto

¿Lo compartes?

Las siguientes características definen a quince perfiles de cazadores que a buen seguro te has encontrado en tu coto. No fallan. 

10/8/2017 | Redacción JyS

Shutterstock.

El teórico

Lee mucho, sobre todo lo referente a balística, flora y fauna. Y sobre métodos de caza. A la mínima ocasión intentará demostrar sus conocimientos, pero tan sólo en una charla, jamás en la práctica. No es que no sepa sobre la materia, sino que no lo sabe aplicar. En ocasiones puede reunir características del que no le da a nada. 

El que solo va a comer (paga y no va)

No va ningún fin de semana a cazar, jamás le verás. Eso sí, paga religiosamente sus cuotas, no es un dolor de cabeza para la junta directiva. Pero como organicéis una comida o reunión de amigos, allí estará el primero.

El que tiene los mejores perros

Sus canes son los mejores, vienen de las mejores líneas, los compró lejos de casa… Incluso los ha perfeccionado el mejor adiestrador del mundo en el campo. Sin embargo cuando las cosas no salen bien siempre tiene escusa. Que si “el viento venía al revés”, o “es que es muy cachorro aún”, o bien “aún tiene que hacerse a mi mano, pero es una máquina” .Es común que también sea un fantasma, alardea de todo.

El que no le pega a un cerro

Otro de los casos más frecuentes. Es el compañero que todos queremos tener. Suele ser un tipo con buen humor y que hace pasar divertidos ratos viendo sus continuos e infructuosos lances. No cazará nada, pero con la hora del almuerzo si atina. 

El que no para en casa

Está todo el día en el monte, ya sea cazando o ayudando en tareas de gestión. Cuando descuelgas el teléfono para buscar compañero para cazar, o para ir a poner bebederos, o bien para cebar o cualquier otro menester, es el primero que se te viene a la mente. Suele estar soltero o amenazado por su pareja con dormir cada fin de semana en el sofá. 

El maestro

Es el veterano del lugar. Da gusto sentarse a su lado y dejar que te explique cosas, da igual lo que sea. Es un placer escucharlo. Con miles de lances a sus espaldas, es un pozo de sabiduría del que deberían beber todos los jóvenes. ¡Cuidado! No hay que confundirlo con ‘el batallitas’. 

El ‘ansias’

Atento con este tipo. Prefiere cantidad antes que disfrutar de un buen trabajo de los perros. No es recomendable que caces en mano con él. ¡Ay de ti si sale una pieza cerca! Se le llenan los ojos de perdices y conejos y no ve más allá. Sólo va al monte a por carne. No es cazador. 

El de los gadgets

Se le reconoce rápido. Lleva en su morral todo tipo de artilugios de reciente fabricación, tiene de todo lo que te puedas imaginar: herramientas multiusos, cargador de móvil externo, prismáticos con telémetro… hasta el último visor que sale al mercado. No espera a que se reduzca su precio, lo compra a la primera de cambio, incluso cuando nadie más sabe de su existencia. Es común que también encaje en el perfil de ‘el señorito’. 

El novato

Puede haber dos tipos dentro de este: el que pide consejo en todo momento o el que se cree que ya lo sabe todo. La cualidad máxima del primero será la humildad, la del otro la arrogancia. Es importante enseñarlos bien desde un primer momento para que sigan el camino correcto dentro de la actividad cinegética.

El señorito

Lo distinguirás por su actitud más que por su vestimenta. Lo que realmente los caracteriza es que quieren que se lo den todo hecho. Nunca ayudan en labores de preparación o gestión de las cacerías en el coto. Si matan una res en el monte es probable que no sean ellos quien la arrastren o desuellen. Siempre tienen escusa.

El bruto

“Por sus palabras los conocerás”, reza el dicho. Este es el mismo que te dice que tira con un .300 WM a los corzos, porque “así no se van pinchados”. O el que dispara con 36 gramos a los zorzales porque argumenta que “van muy altos”. Si se junta con el teórico ¡huye!

El fantasma

Es muy común que sus perros hagan una buena faena y nadie más lo vea, o que abata un buen trofeo y tampoco te enseñe la foto. Todo lo que caza es medalla. Si te coge por banda en el bar vas a echar la mañana. Suele ser de los más pesados. 

El ‘MacGyver’

Lo mismo vale para un roto, que para un descosido. Sabe arreglar cualquier cosa. Si se rompe un comedero, llámalo, él sabrá qué hacer. Y todo por un bajo precio. Siempre se las arregla para encontrar los materiales adecuados a modo de ganga. No suele llevarse bien con ‘el de los gadgets’.

El que se va siempre antes

No cuentes con él para almorzar, ni para realizar cualquier gestión dentro de la finca. Él llega, caza y se marcha. No suele ser muy sociable y casi siempre pondrá excusas del tipo: “Es que tengo a los niños malos”, “tengo comida familiar”, “es que hoy hay derby”.

El ‘batallitas’

Todo lo que te puedas imaginar le ha pasado a él. Suele ser una persona con cierta veteranía, pero a diferencia del maestro, él suele ser un poco desastre. Además, el maestro te aportará su sabiduría desde la humildad y sólo si tú le preguntas. Este tipo de cazador te contará una y otra vez las mismas historias sin ser preguntado, y muchas veces, sin venir a cuento.


¿Lo compartes?

7 comments

  1. 0
    Floren says:

    Y otro también se te ha olvidado el “PERO” que estanestán el grupo organizando como dar la mano y cuando ya está todo listo el callado y de repente se olle la palabrita “PERO” como no lo hacemos de esta forma yo creo que va a ser mejor

  2. 0
    Perdix says:

    Y también el FALLON… cuando falla da una excusa…q si el viento,q si los cartuchos,q si salió baja,q iba cerca del perro y levanto el tiro…jjjjj….( A todo esto soy cazador d menor…un orgullo ser cazador…d menor en mi caso o mayor en el foro otros compañeros) todos fallamos compañeros,y no pasa nada…las piezas tienen q tener su margen d escape,su oportunidad..no todo es matar y matar ..el lance es lo importante. Un saludo

  3. 0
    Agustín says:

    Creo q falta el gorrero también el que se le atasca siempre la cartera o se la deja olvidada en casa también el q se sienta a la hora del almuerzo y lo que lleva puesto son los dientes el hambre y la navaja

  4. 0
    Daniel says:

    Hay otro, el que tira a la vez que tu y siempre ha sidi él el que le ha dado a la pieza. Normalmente son los que no le dan a un cerro. Pero ellos tiren lo que tiren lejos o cerca, siempre va el bicho tocado..

  5. 0
    Daniel says:

    Hay otro que resulta estúpido en ocasiones. El que te da la bronca por no ver tu la pieza que el te canta..el que lo ve todo y lo sabe todo. Ahora, no le digas nunca que a él se le ha pasado una pieza sin que la haya visto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *