Roban a un niño de 9 años la perra de caza que él mismo había adiestrado

Comparte con tus amigos










Enviar

La última vez que la vieron fue la noche del pasado domingo, 31 de marzo. Ese día descubrieron que alguien había roto el candado de la perrera que tienen en las afueras de la localidad salmantina de Bañobárez: Cama no estaba. El caso está en manos de la Guardia Civil.

9/4/2019 | Redacción JyS

braca
La braca alemana perdida. / C.C.

«Mi hijo lloró todo lo que quiso y más cuando no vio a Cama». Estas on las dolorosas palabras del salmantino Chema Cabezas a Jara y Sedal, quien denuncia el robo de la braca alemana a la que su hijo había enseñado a cazar con tan sólo nueve años de edad. El animal, de nombre Cama, tiene cinco meses y medio.

La última vez que la vieron fue el pasado domingo, 31 de marzo, cuando desapareció sobre las 19:00 horas de la tarde de la perrera que tienen en las afueras de la localidad salmantina de Bañobárez. «Le habíamos estado dando de comer, limpiándola y paseándola un rato antes y, cuando llegamos a esa hora, vimos que estaba el candado sin poner, que habían entrado y que se habían llevado a la cachorra», denuncia el padre. El asunto ya se encuentra en manos de la Guardia Civil.

El padre explica sobre la braca que, «por su corta edad no le habíamos puesto todavía el microchip; de hecho, iba a ser esta próxima semana cuando íbamos a hacerlo en el veterinario», aunque Cabezas admite que «para robar un perro da igual que tenga o no, porque los ladrones ya se las apañan para quitárselo».

Era una perra «muy valiosa, además del valor sentimental que le teníamos», confiesa el padre. «Mi hijo la estaba enseñando a cazar, estaba muy emocionado y encaprichado con el animalito. Todas las tardes se las pasaba con ella, además de con otros animales como gallinas o cabras. Está muy afectado por esto», confiesa su padre.

Aún mantienen la esperanza de encontrarlo, pero «es un tema muy complicado porque a estos animales suelen darles salida en otras comunidades a través del tráfico de perros», critica. De hecho, hace un mes que sucedió un caso similar en la cercana localidad de Olmedo de Camaces, robándole otro braco a un amigo de Cabezas.

Respecto al vuelco del mundo cinegético con el caso de la perra Cama, Chema admite que «la caza se está volcando con el tema, todas las sociedades de cazadores lo están colgando en sus grupos de Whatsapp y las redes sociales están llenas de su fotografía para encontrarla», explica. Para encontrarla, han establecido un número de teléfono al que cualquiera que tenga alguna pista puede llamar: 686622338.

El caso de Antonio hace también unos días

galgo
El galgo y su dueño, Antonio. / Antena 3

El pasado 29 de marzo también era noticia Vendaval, un perro de caza que fue secuestrado a Antonio, un cazador que denunció, asegurando que cuando ambos paseaban por un descampado, lo perdió de vista. «Me hicieron una llamada telefónica desde un número privado y me pidieron que cediese al perro a la persona que se lo había encontrado, que se había encariñado de él».

Antonio y Vendaval llevaban 8 años juntos y veía a su perro como «uno más de la familia», revelando que, incluso, le ayudó cuando sufrió un infarto: «Vendaval, cuando vio que no me incorporaba, se puso a mi lado, a moverme la cabeza, a molestarme con la pata».

Comparte con tus amigos










Enviar

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here