Recuperan una galga robada a 79 kilómetros de su casa

¿Lo compartes?

La galga robada se encontraba totalmente desubicada en una localidad toledana hasta que un grupo de galgueros consiguió atraparla. La Guardia Civil identificó al animal que hoy ya se encuentra con su dueño.

13/11/2018 | Redacción JyS

El propietario de la galga robada la recupera gracias a unos galgueros / Fotografía: Melisa Vara
El propietario posa junto a Mora, la galga robada. / Foto: Melisa Vara

El robo es uno de los problemas más importantes a los que se enfrenta el colectivo galguero. El miedo a sufrirlos aumenta cada año manteniendo a sus propietarios siempre alerta. Por desgracia, los galgos recuperados son la gran minoría.

Mora fue robada en Perales de Tajuña (Madrid) el pasado 8 de noviembre durante la madrugada junto a un galgo macho barcino. Su propietario, Aberlardo González, descubrió la cruel realidad cuando abrió la puerta de la finca y sus galgos no estaban. Tras horas rastreando la zona acudió al cuartel de la Guardia Civil donde puso una denuncia.

Pasadas 48 horas del delito, la galga robada apareció en la localidad toledana de Yuncler, a 79 kilómetros de su casa. Un grupo de cazadores yunclereños logró cogerla después de una larga persecución y localizó a su dueño gracias a la identificación realizada por la Guardia Civil.

No era una perra abandonada, era una galga robada

La galga robada se encontraba en unas condiciones pésimas, con heridas y sus almohadillas totalmente destrozadas. A juzgar por estas características podría deducirse que fue probada su valía en el campo. Su carácter era retraído y arisco lo que podría indicar que o bien los ladrones no pudieron cogerla una vez suelta o su potencial no era el que ellos esperaban.

El robo es todo un verdadero maltrato. Cuando se producen este tipo de delitos, el ladrón no tiene ningún vínculo con el galgo, por lo que no le importa dejarlo abandonado a su suerte. Si el can aún tiene chip, sus probabilidades de volver a casa son altas. Sin embargo, no siempre es así. En algunas ocasiones los ladrones quitan el microchip e incluso borran el tatuaje de la oreja quedando así en misión imposible encontrar a su propietario.

Lamentablemente los robos de galgos en en España no cesan. El furtivismo está íntimamente ligado a ellos, que parecen no terminar nunca sino al contrario, se agravan.

Recuperan una galga robada a 79 kilómetros de su casa
5 (100%) 4 votos

¿Lo compartes?

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here