El PSOE considera ahora «inadmisible» la reforma que él mismo prometió sobre la Ley de Biodiversidad

¿Lo compartes?

La Ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, adopta el discurso de Unidos Podemos y califica como «inadmisible» la reforma de la Ley de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad en la que su propio partido trabajó durante meses con el mundo rural y que prometió cambiar.

11/7/2018 | Redacción JyS

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera (PSOE), ha asegurado hoy durante su intervención en la Comisión de Transición Ecológica del Congreso de los Diputados que «no podemos estar orgullosos de la senda tomada por España en cuestiones de biodiversidad» y ha calificado como «no admisible» la reciente modificación de la Ley de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad que su propio partido, el PSOE, había negociado y prometido al mundo rural meses. De esta manera, Teresa Ribera ha asumido el discurso de Unidos Podemos –que integra al partido de los ecologistas, Equo, en sus filas– y ha asegurado que la reforma se ha realizado por la «puerta de atrás». 

Hay que recordar que Teresa Ribera, muy cercana a Cristina Narbona –artífice de la ley en la etapa de Zapatero y declarada «ecologista»– mantiene una estrecha relación con los grupos ecologistas, contrarios a la reforma y responsables de la gran crisis abierta en el mundo rural como consecuencia de su denuncia ante el Tribunal Supremo. 

El PSOE ha mantenido desde el principio una posición cambiante con respecto a este tema. Cuando el Partido Popular propuso la modificación de la Ley de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad por primera vez el 21 de junio de 2017, los diputados del PSOE aseguraron a los representantes del mundo rural que votarían por el cambio. La llegada de Cristina Narbona a la presidencia del PSOE de Pedro Sánchez pocos días antes hizo que, en el último momento, los diputados socialistas votaran en contra de la reforma, lo que fue entendido como una traición por el mundo rural. Esto provocó tal crisis en el seno del partido que la dirección distribuyó un argumentario entre sus militantes para tratar de justificar su incomprensible actuación.  

El PSOE votó a favor de la reforma hace sólo unos meses

En el citado argumentario, el PSOE expresaba que la reforma era posible y estaba justificada: «La justa solución que los colectivos concernidos reivindican, es perfectamente viable en el marco de la propia ley». De esta manera, presentó una iniciativa al PP –entonces en el Gobierno– que solicitara al Tribunal Supremo el aplazamiento de la ejecución de la sentencia «por razones de índole económica y alarma social», y pedía al Gobierno que modificase la Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad para adaptarla al reglamento europeo y «poder recoger excepciones de índole económica y social». 

Por otro lado el PSOE se reunió con el mundo rural y llegó a proponer ideas tan peregrinas como que los cazadores y los pescadores se convirtiesen en exterminadores de especies. Después de meses de trabajo reuniéndose con los actores afectados, en noviembre de 2017 votó a favor del cambio, tal y como había prometido. Pero sólo seis meses más tarde, a su paso por el Senado, se abstuvieron en una votación que salió adelante con el apoyo del PP y de Ciudadanos. Durante esa votación se produjo un error que imposibilitaba cazar o pescar determinadas especies, por lo que el texto debía regresar, de nuevo, al Congreso para corregir la errata. 

Pero la sorpresa llegó de nuevo. El PSOE, esta vez ya en el Gobierno, votó en contra de la reforma de la Ley de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, que pudo salir adelante gracias al compromiso de PP, Ciudadanos, PNV, PdeCat y Foro Asturias –del Grupo Mixto–. 

La propia reforma del PSOE es ahora «indamisible»

A pesar de haber sido aprobada por la mayoría del Congreso, donde el PSOE sólo posee 84 escaños, ahora la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha calificado como «no admisibles» las leyes contrarias a la ciencia, en referencia a un documento que las propias organizaciones ecologistas responsables de la crisis presentaron para tratar de justificar su posición, muy cuestionada no sólo a nivel social, sino también científico. No hay que olvidar que, en el caso del arruí –que ya está siendo exterminado– las últimas investigaciones señalan que esta especie exótica no es invasora y no resulta dañina para la biodiversidad. Muy al contrario aporta importantes beneficios medioambientales. 

Esta interpretación tan partidista del criterio científico alinea a Teresa Ribera junto a los grupos ecologistas, politizados a través de Equo junto a Unidos Podemos, y receptores de millonarias subvenciones de dinero público.

El PSOE considera ahora «inadmisible» la reforma que él mismo prometió sobre la Ley de Biodiversidad
5 (100%) 4 votos

¿Lo compartes?

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here