fbpx

Una buceadora pesca a pulmón en Valencia un rodaballo que podría ser récord del mundo

Cuando el pasado 27 de diciembre esta joven valenciana salió a practicar la pesca submarina no creía que volvería a casa con la captura de su vida: «Esto es como un huevo de cinco yemas», confiesa tras conseguir un rodaballo de 7 kilos y 100 gramos. Ahora un comité calificador valora si es récord europeo y mundial.

31/12/2019 | Redacción JyS

rodaballo
La joven, con el rodaballo. / JyS

La joven pescadora a pulmón Rosi González logró hacerse el pasado viernes 27 de diciembre con un descomunal rodaballo que dio la friolera de 7 kilos y 100 gramos de peso. Se trata, sin duda, de una captura que podría ser récord europeo y mundial, tal y como la valenciana ha solicitado ya oficialmente tras llevar a cabo el pesaje en una báscula homologada y presentar la documentación acreditativa de la captura en la modalidad de pesca submarina a pulmón.

Jara y Sedal se ha puesto en contacto con González, que es natural de Sagunto, quien ha narrado todos los detalles de la captura a este medio. «Tengo constancia de que se han sacado rodaballos grandes, pero en pesca submarina y a pulmón, no, por eso he solicitado que sea reconocido como récord europeo y mundial», admite la joven.

rodaballo
Otra imagen de la joven con el rodaballo. / JyS

La captura la consiguió en una playa de arena cercana al Saler, en Valencia capital. «No madrugué», explica la joven que además detalla que comenzó ese día a pescar sobre «las diez de la mañana». «Me metí y a la media hora fue cuando di con el tremendo animal», prosigue. «Era una zona en la que la arena hacía subidas y bajadas, y en una de las bajadas me lo encontré semienterrado», comenta. «En un principio pensé que era una raya, pero al verle la boca torcida me sorprendí muchísimo y rápidamente actué», narra sobre los momentos previos en los que accionó su fusil.

«Era una de las capturas que llevaba esperando toda mi vida», confirma esta valenciana que lleva desde los 14 años practicando este tipo de pesca submarina. Nada más sacarlo, se acercó a una barca cercana y les enseñó a unos compañeros lo que acababa de conseguir: «Ninguno nos lo creíamos», dice González, y ese hecho le ha servido para que ellos testifiquen también la veracidad de la captura ante el comité calificador. «Esto es como un huevo de cinco yemas», confiesa tras haber conseguido el gigantesco rodaballo.

Deja una respuesta