Palencia // La escopeta, fuera de la herencia