Llegan a la Isla a cazar arruís, pero no les dejan disparar ni un tiro