Las juezas no ven delito en los insultos a Mel Capitán y quedarán impunes

¿Lo compartes?

La Real Federación Española de Caza se querelló contra casi un centenar de animalistas que celebraron la muerte de Mel Capitán e inundaron las redes con comentarios nauseabundos sobre la joven cazadora. Jara y Sedal ha tenido acceso a las sentencias del caso, que dejan impunes los graves insultos que sufrió.

22/6/2018 | Redacción JyS

concentración para exigir respeto tras la muerte de Mel Capitán
Ángel López, presidente de la RFEC, durante la concentración para exigir respeto tras la muerte de Mel Capitán. / Ángel Vidal

«La pena esk no se suicidara antes la hija puta». «Que se pudra en el infierno y su desgraciada alma no encuentre nunca el descanso, ella hizo de los bosques un infierno para que los animales que mató ahora que el resto de su existencia sea un infierno para ella». «Os odio hasta el punto de querer mataros uno a uno con mis manos». «Escoria de la humanidad, borrachuzos asesinos, les cortaba yo la cabeza (…) hago fiestas cuando revienta una de estas mierdas (…) ojalá se suicidaran todos los malditos cazadores, asesinos, manada de enfermos mentales, hijos de puta malparidos… matar y degollar a todos los cazadores». Estos son solo algunos de los comentarios por los que la Real Federación Española de Caza se querelló contra un total de 92 animalistas después de que la joven cazadora –y colaboradora de este medio– Mel Capitán se suicidara el 19 de julio del año pasado. La avalancha de mensajes animalistas insultándola y celebrando su muerte fue tal que hasta Frank Cuesta salió al paso dedicándole una emotiva carta y menospreciando a aquellos que faltaban al respeto de la joven cazadora nada más perder su vida.

Jara y Sedal ha tenido acceso a las sentencias del caso y ha comprobado que para Mónica Águirre de la Cuesta, titular del Juzgado de Instrucción Nº 17 de Madrid, y para Josefina Molina Marín, jueza de la Audiencia Provincial de Madrid, no hay delito en ninguno de los casi 100 comentarios denigrantes y de odio presentados por la RFEC, quedando amparados por la «libertad de expresión».

Los insultos y amenazas contra los cazadores son «libertad de expresión»

Joven cazadora pidiendo respeto en la concentración por Mel. /Ángel Vidal

La querella presentada por la RFEC estaba fundamentada en los delitos de odio, calumnias, injurias y amenazas. Pero las juezas que han llevado en caso –Mónica Águirre en primera instancia y Josefina Molina tras el recurso– han entendido que no hay delito de odio puesto que no hay incitación a la violencia contra los cazadores, ni llamamiento a la acción, ni hay una situación real de riesgo para el colectivo. Las magistradas afirman que la caza es un tema polémico en la actualidad y que existen personas contrarias a ella. Analizando el caso en este contexto, aseguran, frases como «Yo propongo matar y degollar a todos estos putos cazadores, total solo sirven para hacer el mal. Ojalá se maten todos de la misma manera que esta tía» quedan amparados por la libertad de expresión. Las magistradas tampoco ven delito en el hecho de llamar «asesinos» a los cazadores puesto que es una «calificación genérica» y no se refiere a ningún hecho concreto que pueda imputarse.

Tampoco hay delito de amenazas porque entienden que se trata de comentarios inofensivos que no pueden dañar a los cazadores y que no generan una «repulsa social indudable». Para terminar, descartan la existencia de delitos de injurias en expresiones como: «Racistas, homófobos, escoria de la humanidad, borrachuzos asesinos, manada de enfermos mentales, hijos de puta malparidos…» porque, según las juezas, no se trata de imputaciones «claras, ofensivas y concretas que excendan de los límites tolerables».

Extracto de la sentencia del caso de Mel Capitán.

La vía legal ya está agotada, tal y como ha confirmado el presidente de la RFEC, Ángel López Maraver, quien ha asegurado a esta revista: «Ya hemos recurrido esta decisión en dos ocasiones y la hemos perdido, por lo que no podemos esperar más de la justicia». Este jarro de agua fría para el colectivo de cazadores contrasta con otros casos similares, como el de la de la concejal que se alegró de la muerte de Víctor Barrio, y que fue condenada por ello. Fuera de nuestras fronteras, en Francia, otro animalista fue enviado a prisión recientemente por celebrar la muerte de un carnicero en un atentado. Parece ser que para Mel no habrá justicia.

 

Las juezas no ven delito en los insultos a Mel Capitán y quedarán impunes
4.7 (93.33%) 9 votos

¿Lo compartes?

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here