Este es el incendiario discurso de Unidos Podemos contra los cazadores en el Senado

¿Lo compartes?

María Vanessa Angustia, portavoz de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, ha pronunciado un discurso protagonizado por los datos falsos, la criminalización de los cazadores y un profundo desconocimiento de la naturaleza para atacar a la actividad cinegética.

06/2/2019 | Redacción JyS

podemos caza
María Vanessa Angustia (senadora del grupo Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea) . / Web Senado

Este 6 de febrero ha sido un día histórico para la caza porque el Senado ha reconocido la importancia social y medioambiental de la actividad cinegética. Lamentablemente, la nota negativa la ha progagonizado María Vanessa Angustia, portavoz de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, que ha pronunciado un discurso plagado de falsedades, acusaciones de delito y un profundo desconocimiento de la naturaleza y la propia actividad cinegética.

El punto más indignante de su intervención ha tenido lugar cuando ha asegurado que los cazadores cometen actos delictivos, como abatir lobos sin autorización: «no entrampemos diciendo que la caza ilegal es cosa de cuatro furtivos, sino que las batidas que se organizan, también impunemente, cazan de forma ilegal». Esta grave acusación llegaba después de que la representante de Unidos Podemos asegurase que en nuestros campos no hay presencia «de zorro rojo» ni de «lobo» «por prácticas no solo de caza ilegal, sino batidas de caza legal que se dedican a cazar ilegalmente estos animales».

Por otro lado, la senadora Angustia ha aprovechado la desgraciada muerte de un niño en una cacería en Sevilla para reivindicar su voluntad de prohibir el acceso de los menores a la actividad cinegética y ha calificado la caza como «práctica descontrolada». Además, ha realizado afirmaciones tales como que «ni la dehesa la sostienen los toros ni la caza mantiene nuestro mundo rural, sino la agricultura, la ganadería y el tejido forestal» –sin saber que precisamente la caza y su objetivo regulador es la que permite este tipo de actividades combatir los daños las cosechas o enfermedades a la cabaña ganadera-. 

La portavoz de Podemos también ha asegurado que los datos aportados por los senadores de PP y PSOE, extraídos de un estudio independiente realizado por la prestigiosa consultora Deloitte, «los elabora FAES», y ha querido mostrar que la caza es una actividad de élites adineradas argumentando que las licencias de caza mayor suben mientras que las de menor bajan.

Otro de los momentos en los que ha evidenciado su ignorancia ha sido cuando ha asegurado: «No sólo son irresponsables los cazadores, tal vez porque la licencia se les evalúa una vez en su vida y luego se consigue que automáticamente en cuanto presenten su renovación no se vuelvan a hacer las pruebas psicotécnicas ni físicas que evidentemente ya son limitadas en inicio». Evidentemente, Angustia ignora el verdadero procedimiento en de renovación de las licencias de armas, en el que hay que superar un examen psicotécnico y presentar un certificado que indica que el interesado está libre de antecedentes penales para conseguirla de nuevo.

En la parte final de su discurso también ha vuelto a acusar a los cazadores de la proliferación del jabalí: «La caza en los jabalíes adelanta su madurez sexual, reduce sus periodos de gestación, multiplica su población y provoca que los miembros inmaduros de las manadas se acerquen a las zonas urbanas y a los cultivos para alimentarse», ha asegurado.

A continuación puedes leer el discurso completo y ver un vídeo con el resumen de su intervención.

El discurso íntegro

Presentamos una enmienda de sustitución porque pretendemos bajar el debate a tierra. Ustedes –a los demás partidos- siguen haciendo la protección, cuando hablamos de caza y tauromaquia, del 1% frente al 99%. Y esto no son datos que me invente. Le hacen un flaco favor a los lobbys cuando los datos que utilizan no son públicos ni reales. Le hacen un flaco favor al mundo rural cuando los datos que utilizan los elabora FAES y creo que no deberían seguir por esa línea si lo que de verdad quieren es proteger el mundo rural.

Proteger el mundo rural es evitar las prácticas que llevan a la ausencia de especies en el campo como es en este momento la presencia del lobo y del zorro rojo por prácticas no solo de caza ilegal, sino batidas de caza legal que se dedican a cazar ilegalmente estos animales. No entrampemos pensando que la caza ilegal es cosa de cuatro furtivos, sino que las batidas que se organizan también impunemente cazan de forma ilegal.

Queremos prohibir la asistencia y participación de menores en actividades de caza y de tauromaquia, y no porque a nosotros nos parezca que hay que proteger a los menores de la violencia, sino porque lo dice el marco legislativo internacional y el nuestro propio. Es un mandato legislativo que no podemos eludir más. Este año ha muerto ya un niño y han herido a tres en batidas de caza.

No sólo son irresponsables los cazadores –tal vez porque la licencia se les evalúa una vez en su vida y luego se consigue que automáticamente en cuanto presenten su renovación no se vuelvan a hacer las pruebas psicotécnicas ni físicas que evidentemente ya son limitadas en inicio- sino que además es imposible garantizar en un espectáculo salvaje y en una práctica descontrolada como es la caza la protección de los menores. Las cifras lo demuestran cada año: vean cuántos miles de heridos adultos o menores ha tenido la caza.

Pedimos, por la razón del inicio del 1% frente al 99%, que no se utilicen recursos públicos ni subvenciones. Me alegra que reconozcan por fin que sí recibe subvenciones la caza y también la tauromaquia, porque lo niegan sistemáticamente. Me alegro que por fin nos hayamos puesto de acuerdo ahí. Pretendemos que excluyan las mentiras de sus propuestas, que se incluyan materias y prácticas deportivas desde la infancia basadas en la no violencia, que incluyan la empatía respecto a los animales, que se anule la cultura de la violencia. No somos violentos per se y por eso adoramos la caza y la tauromaquia, sino que se fomenta esa cultura de violencia.

No es ni la tauromaquia ni la caza quien sostiene el mundo rural: si de verdad quieren proteger a los lobbys, piensen ya en ponerse de acuerdo con nosotros y en practicar una reconversión de un sector que ha sido reprobado social y moralmente y que no es rentable económicamente. Ni la dehesa la sostienen los toros ni la caza mantiene nuestro mundo rural, sino que la perjudica ocupando todo el espacio que no pueden ocupar las actividades que sí sostienen el mundo rural: la agricultura, la ganadería y el tejido forestal respetuoso con las vidas animales.

Posteriormente, en una segunda intervención, ha seguido atacando a los cazadores:

Empiezo como terminé: ustedes –al resto de partidos- protegen lobbys de clase, al que al único poder que les queda es el económico, y entendemos que esa razón es por la que lo defienden. No negamos que estas actividades sean legales, pero hablamos de sobreprotección. Torturar, asesinar y aplaudir mientras se hace no es cultura y manifestamos nuestro rotundo no a perpetuar estas prácticas.

Cuando les digo que hacen una defensa de clase y que la caza sostiene el mundo rural no es cierto: las licencias de caza menor han bajado este año un 25%, las únicas que han crecido han sido la de caza mayor, las de 5.000 euros por equipamiento, las de 6.000 euros por alquiler de terrenos… es una cuestión de clase. Es el 1% frente al 99%.

Dirán que no conocemos el mundo rural, pero es precisamente porque lo conocemos porque sabemos que no es la caza la que sostiene al mundo rural: tienen denuncias de los propios agricultores y ganaderos que llaman al lobby cazador su propio lobby inmobiliario en el mundo rural.

Pedimos que precisamente la caza tenga una regulación acorde con su importancia y que no esté sobreprotegida como está hasta ahora. Que genera puestos de trabajo dicen: pues miren, es cierto, 50.000 al año dicen los oficiales. La media son 1.304 euros, pero las contrataciones son temporales para unas 36 jornadas al año y cuatro horas para repartirse en horas de caza y de media veda. Ese es el modelo que han defendido siempre: el de trabajo precario.

Hablemos de jabalíes: es precisamente la explotación de jabalíes para la caza la que provoca los daños que ustedes están mencionando. El jabalí responde fantásticamente bien a la presión cinegética, por lo que ésta adelanta su madurez sexual, reduce sus periodos de gestación, multiplica su población y provoca que los miembros inmaduros de las manadas se acerquen a la población y a los cultivos para alimentarse. Esto no lo digo yo: lo dicen las asociaciones veterinarias de este país.

Proteger a los menores es un deber esencial, y debemos cumplir con la legislación y no exponerles. ¿Quieren alternativas? Se las hemos ofrecido, como el turismo res natura, que genera 90.000 millones al año.

Este es el incendiario discurso de Unidos Podemos contra los cazadores en el Senado
4 (80%) 4 votos

¿Lo compartes?

1 Comentario

  1. Yo no estoy de acuerdo en que se prohíba la caza, ahora bien, a todos aquellos que hacen esas bestialidades con los animales, y que por cierto hay muchísimos se les quiten las armas y la licencia de por vida, si no hay educación esa es la única manera que entienden, a parte de una buena sanción económica.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here