Grupos anticaza intentan evitar que el perro de la enfermera contagiada por ébola sea sacrificado