Los grandes medios de comunicación se hacen eco del hartazgo del mundo de la caza