España puede aprovechar el potencial de otros países para consolidarse como “referente” en turismo de caza