fbpx

Cuatro destrezas con el mapa y la brújula que todo cazador debería dominar

Para orientarte en el campo es vital saber utilizar una brújula y un mapa. Todo cazador debería saber al menos las cuatro destrezas que detallamos a continuación. ¿No crees? 
14/8/2017 | Redacción JyS

Foto: Shutterstock.

Leer un mapa topográfico

Un mapa topográfico es una ilustración de la tierra ‘a vista de águila’ con las diferencias de alturas reflejadas en las líneas o curvas de nivel -como norma general, cada quinta curva es más gruesa y está marcada con la elevación-. De esta manera se puede interpretar sobre el papel un escenario de tres dimensiones. La leyenda con los símbolos utilizados y la escala se encuentran en la parte inferior del mapa.

Tomar una referencia directa

Si eres capaz de tomar un punto de referencia, entonces puedes dirigirte hacia él de forma directa. Para ello debes sostener la brújula boca arriba a la altura del pecho, con la aguja de dirección enfocada hacia esa referencia. Después gira la carcasa de forma que la flecha magnética coincida con la de dirección -controla los grados que la has girado y así sabrás reconducir el camino si te vuelves a girar-.

Trazar un camino

Trazar un camino en el mapa te permite, junto al uso de la brújula, dirigirte hasta un destino que no es visible desde el punto de partida.
Para esto debes colocar la brújula sobre el mapa haciendo coincidir los puntos cardinales. Si por ejemplo deseas dirigirte al norte, coloca el mapa para que el extremo norte se encuentre opuesto a ti y la parte roja de la aguja magnética mire hacia ti. Usa el borde recto de la base de la brújula para dibujar una línea entre tu posición en el mapa y el destino que deseas alcanzar. Alarga esa línea lo suficiente como para que te permita deslizar la base de la brújula a lo largo de ella para así poder mantener siempre una referencia. 
A continuación, debes mantener la base en su posición, entonces gira la carcasa hasta que la flecha de orientación se alinee paralela a la línea dibujada apuntando al norte. Apunta siempre los grados que has girado la carcasa para que, en caso de darte la vuelta, sepas cómo volver.
Por último, debes sostener la brújula en la palma de la mano extendida. Entonces gira tu cuerpo hasta que la aguja magnética se encuentre exactamente dentro del contorno de la flecha de dirección. Ya sólo tienes que seguir la dirección indicada.
Si no te ha quedado claro mira el siguiente vídeo, quizá te resulte más sencillo: 

Triangulación de la posición

Puedes hallar tu posición en el mapa si encuentras dos puntos en él frente a ti. Para ello, debes colocar el mapa frente a una superficie plana; después pon la brújula sobre él y gira el mapa hasta que las líneas de longitud apunten hacia el norte -así sincronizarás el norte de este con el de tu brújula-. A continuación debes señalar la dirección de tu punto de referencia y alinear la base de la brújula con este. Entonces, gira la brújula entera hasta que la flecha magnética se centre dentro de la flecha orientadora. Y por último dibuja una línea desde el punto de referencia hasta tu cuerpo. Repite este procedimiento con el segundo punto de referencia. En el punto en el que las rectas forman una intersección es donde te encuentras.
A continuación te mostramos en vídeo cómo triangular la posición tomando dos puntos de referencia:

Deja una respuesta