Los buitres sí presentan comportamientos depredadores

Comparte con tus amigos










Enviar

El autor lleva 20 años trabajando en granjas de Francia y España. En este texto carga contra el negacionismo de los ‘expertos’ que aseguran que los buitres no están atacando ganado vivo, aporta experiencias vividas en primera persona y explica por qué estas aves se han visto obligadas a depredar para sobrevivir.

31/8/2019 | Óscar Caso. Veterinario colegiado Nº: 42/081.

buitreLos buitres leonados sí están atacando al ganado vivo, según este experto. /Shutterstock leonado
Los buitres leonados sí están atacando al ganado vivo, según este experto. /Shutterstock

Sólo es necesario echar un vistazo en Internet para poder ver vídeos o leer noticias de ataques –o supuestos ataques– de buitres a ganado vivo. Incluso, hay alguna noticia de un ataque de estos a un anciano octogenario. Paralelamente, he leído algunos artículos de profesores e investigadores afirmando que todas estas noticias no son más que bulos o fakes y que afirmar que los buitres presentan comportamientos predadores es una «barbaridad ecológica».

No hace falta haber estudiado veterinaria ni biología para saber que el buitre es una especie eminentemente carroñera, es de cultura general. Tampoco es descabellado pensar, y entra dentro de la lógica, que pueden tener un comportamiento oportunista y ser capaces de matar un animal ya moribundo o muy debilitado. Pero el gran salto se produce cuando se afirma que presentan un comportamiento puramente depredador.

Pues pese a la barbaridad que a algunos ‘expertos’ parece suponerles este hecho, y  por experiencia personal, no tengo ningún reparo en afirmar que este salto se ha producido y que, en ocasiones, y pese a mantener su carácter de ave necrófaga, los buitres sí pueden presentar comportamientos puramente depredadores.

En mi opinión, esta alternativa depredadora –ya que su comportamiento primordial sigue siendo el carroñero como digo– se debe a un mero instinto de supervivencia, no obedece a ninguna mutación genética tras miles de años como carroñeros ni nada parecido, se trata simplemente de otra opción de alimentación originada por la falta de cadáveres en el medio natural.

El origen del cambio

La crisis de las vacas locas trajo como consecuencia indirecta una  prohibición a todos los ganaderos –especialmente a los de la cría intensiva de porcino, que eran los que mayor cantidad de cadáveres proporcionaban–, cazadores, o cualquier otra persona, de dejar cadáveres ni ningún otro tipo de resto de animal muerto en el campo. Supuso también el cierre, teóricamente provisional, de muchos muladares –lugares donde se permitía depositar animales muertos para alimentar a las aves carroñeras–.

La consecuencia final de todo esto fue que a los buitres se les cerró el acceso a toda la comida que obtenían a partir de la actividad humana, que era precisamente su mayor fuente de alimento. La escasez de fauna silvestre en muchos lugares del hábitat natural del buitre, la ausencia de depredadores propios más allá del ser humano, y el aumento de la población de buitres en estos últimos años –debido a la abundancia de alimento que poseían hasta ese momento–, han hecho que en la actualidad los buitres hayan tenido que buscar otra alternativa de alimentación que no fuese la estrictamente necrófaga.

Así, inicialmente han actuado como oportunistas matando algún animal en estado terminal, posteriormente alguno enfermo o incapacitado, para terminar finalmente matando animales impedidos temporalmente como sucede en los partos e, incluso, –y aquí está el quid de la cuestión–, matando animales sin posibilidad de escape. Un cambio de comportamiento ocasional por puro instinto de supervivencia. No veo que sea ninguna barbaridad.

Buitres subidos al silo de una granja. /Óscar Caso
Buitres subidos al silo de una granja. /Óscar Caso

¿Cómo puede un buitre matar a un animal vivo?

Efectivamente, el buitre no tiene garras como las águilas ni es ágil en vuelo como el halcón. En tierra es un animal muy torpe que se desplaza dando saltos y lentamente. Pero lo que sí tiene es un pico poderoso, capaz de penetrar en una gruesa capa de cuero de una res muerta y, por tanto, perfectamente capaz de hacer lo mismo en un animal vivo. En una situación concreta como el parto de una vaca, en la que ésta se encuentra postrada sin posibilidad ni de levantarse ni de defenderse, ¿qué puede impedir a una bandada de buitres matarla a ella y a su ternero? Esto lo han aprendido los buitres y ha dejado de ser algo ocasional para ser una verdadera alternativa de alimentación. Y si no basta con echar un vistazo a Internet para poder ver qué esto es algo más habitual de lo que algunos piensan.

Pero estos ataques no sólo se han denunciado en reses parturientas, también se habla de ataques a ganado vivo. Nunca veremos buitres persiguiendo ganado por los campos como si fuesen rapaces pero lo que sí han descubierto es que en recintos cercados de pequeño tamaño y con poca vigilancia, cuando descienden en gran número el ganado no tiene escapatoria posible y queda acorralado. En esta situación es posible que haya animales que mueran por asfixia y después sean devorados, pero puedo asegurar que esto tampoco es estrictamente necesario y pueden acabar también con animales vivos.

Es prácticamente seguro que no todas las noticias ni vídeos que existen en la red sobre ataques de buitres al ganado son ciertos, pero también es imposible que todos sean falsos y hay muchísimos. Porque, ¿qué gana un ganadero diciendo que unos buitres han devorado a su ganado? Ganancia económica ninguna porque no se aplican indemnizaciones como en el caso de osos o lobos y tampoco las aseguradoras cubren ataques de alimañas ¿Lo hace por darse notoriedad o tener unos likes? ¿Para eso sacrifica su ganado? No puede ser.

Hace poco tiempo tuvo notoriedad el caso de un ganadero que colgó un vídeo en el que mostraba sus ovejas muertas dentro de su recinto. Según él, habían muerto como consecuencia del ataque de unos buitres que, parece ser, solían merodear por esa zona acechando incluso al ganado. Posteriormente, este ataque fue desmentido desde instancias oficiales concluyendo que había sido debido a cánidos silvestres y que los buitres sólo habían devorado posteriormente los cuerpos de las ovejas. ¿Cánidos silvestres? ¿Hay cánidos silvestres circulando libremente por los campos y montes? No dudo que sea cierto y espero entonces que se hayan tomado medidas contra ellos, porque estos sí que no hay duda de que son depredadores y pueden suponer un peligro incluso para la población, además de implicar un riesgo sanitario.

Restos de patos muertos y comidos por buitres en una de las granjas en las que trabaja el autor. Los animales estaban vivos cuando fueron atacados. /Óscar Caso
Restos de patos muertos y comidos por buitres en una de las granjas en las que trabaja el autor. Los animales estaban vivos cuando fueron atacados. /Óscar Caso

¿Por qué se niega la evidencia?

¿Cuáles son los motivos por los que la administración y algunos expertos se niegan a aceptar que los buitres sí son capaces, y de hecho lo hacen, de atacar y matar ganado vivo? ¿Porque en lugar de negarlo no se buscan soluciones?

El buitre leonado, el más abundante en España, es una especie protegida, y su número ha aumentado considerablemente en estos 10 últimos años –sólo en Castilla y León hay censadas unas 8.000 parejas, 2.000 más que hace 10 años–.  Una población considerable y que requiere una correcta gestión y control.

Si continúan proliferando y aumentando los ataques de estas aves protegidas  a ganado vivo, y quién sabe a qué en un futuro, se hace imprescindible llevar a cabo una verdadera y correcta política para su alimentación mediante la instalación estratégica y en número adecuado de muladares y controlado también su aprovisionamiento ya que no es probable que se dé marcha atrás en la legislación en lo que respecta a la presencia de cadáveres o restos de animales muertos en el medio natural. Este control debe ser también poblacional, ya que el hecho de proporcionarles más alimento puede tener como consecuencia directa un aumento del número de animales, con lo que nunca terminamos con el problema.

Supongo que esta correcta política de gestión y control de las aves carroñeras necesita de una moderada aportación económica pública, y me temo que es aquí donde radica el núcleo del problema.

Por último quiero indicar que el buitre es un animal excepcional y extraordinariamente necesario, es el limpiador de la naturaleza. El problema radica en que desde hace algún tiempo ya no le dejamos realizar esa función –que ahora desarrollamos nosotros– por lo que no le ha quedado más remedio que buscarse otros medios de subsistencia. Y en estas estamos.

Los buitres sí presentan comportamientos depredadores
4 (80%) 6 voto[s]
Comparte con tus amigos










Enviar

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here