fbpx

Bolas negras sobre los lagos para evitar la evaporación

gene blevins REX Shutterstock
Los Ángeles (California) lucha contra la sequía con un sistema sin precedentes: una capa de bolas negras sobre sus lagos frena la evaporación de agua.
27/08/2015 Redacción JyS
En la ciudad estadounidense de Los Angeles han diseñado una idea simple a la vez que novedosa para luchar contra la sequía que asola el territorio. El proyecto consiste en volcar bolas negras, de unos diez centímetros de diámetro, hechas a partir de polietileno de alta densidad (HDPE), un material similar al utilizado en la fabricación de botellas de agua y otros recipientes similares para bebidas.
Estas bolas, denominadas «shade balls» o bolas de sombra en su traducción al castellano, no sólo evitan la evaporación del agua, sino que además evita que crezcan algas, que los animales puedan contaminar las reservas acuíferas o que caiga basura en los embalses. Además, según recoge el diario The Guardian, esta medida podría evitar la evaporación en un 85% o 90%, lo que supondría un ahorro de 1135,6 litros al año, que se podrían destinar para el consumo de 8100 personas.
beb36fe5-eed4-44c5-a2eb-e9e564f28d58-2060x1346No todo el mundo está contento
La idea inicial, del Dr. Brian White, antiguo biólogo del Departamento de Agua y Energía de Los Angeles, iba destinada a proteger los depósitos de agua cercanos a aeropuertos, pero pronto el proyecto giró en torno a la nueva idea que se está llevando a cabo. En su concepción de la investigación White quería evitar la formación de bromatos, una sustancia cancerígena que se crea a partir del contacto de un elemento como el bromuro, que se puede encontrar en las aguas subterráneas, con el cloro vertido para depurar los embalses para consumo humano; esta reacción sólo se da con la ayuda de la luz solar.
Pero no todo el mundo está a favor del proyecto, también hay detractores del mismo. Soni Pradhanang, profesora de la Universidad de Rhode Island y experta en Calidad del Agua asegura en declaraciones a Daily Mail que «las esferas negras forman una sábana térmica que alimenta la formación de bacterias». Y añade que cualquier color hubiera sido mejor que el negro ya que «como sabemos, el negro absorbe el calor. Y eso ayuda a la formación de la capa térmica». Pradhanang finaliza comentando que «la clave es mantener las bolas limpias, pero esto será una tarea de dimensiones descomunales».

Deja una respuesta