El siguiente vídeo es sobrecogedor. Sobretodo si tenemos en cuenta que fue filmado hace ‘sólo’ un siglo. En él se muestra el desarrollo de una visita del rey Alfonso XIII a la comarca cacereña de Las Hurdes en el año 1922, una de las zonas más deprimidas de España en aquel momento.

El monarca comenzó su visita en el Casar de Palomero, según consta en una placa conmemorativa que hay en la casa en la que pernoctó. En la comitiva que acompaña al rey figuraban el obispo de Coria, Monseñor Segura, el ministro de la Gobernación, señor Piñés, el diputado por el Distrito Conde de la Romilla y los doctores Varela y Maraña. «Por su aislada situación geográfica, a Las Hurdes tardó en llegar el progreso», se narra en el reportaje.

La cámara recoge la precariedad que viven los hurdanos, apartados de cualquier ayuda sanitaria. La falta de higiene, el paludismo endémico, el raquitismo, la endogamia y otros estigmas degenerativos se aprecian a simple vista.

Alfonso XIII hubo de viajar a caballo y a pie por senderos difíciles de transitar debido a la muy deficiente conexión de esta comarca, en la que la miseria alcanza sus más altas cotas. Las imágenes de los hurdanos son, a veces escalofriantes, como se muestra en este documento que resume aquel viaje.