Zamora // «La Culebra es un paraíso de lobos y flora que hay que potenciar con senderismo»

¿Lo compartes?

Agustín de Dios Pernía, tabarés y cocinero profesional, es uno de los promotores de turismo rural más activos de la comarca natural de Aliste, Tábara y Alba, siendo su bandera la defensa de los valores y productos autóctonos de la tierra fronteriza.

18/11/2013 | La Opinión de Zamora

– ¿Cuál es el espacio de la Raya hispanolusa que más llama la atención a los turistas que eligen visitar esta zona zamorana?

– La Sierra de la Culebra y su entorno, sin lugar a dudas. Es un espacio natural único en Castilla y León que ofrece unos entornos maravillosos tanto en flora como en fauna. A nivel de caza los ciervos tienen mucho prestigio y atraen la atención de cazadores de toda España. Conocer la berrea del ciervo o poder ver un lobo es otro atractivo para los visitantes. Estamos en un lugar inigualable para el descanso y conocer las grandezas y la tranquilidad del medio rural.

– ¿La Reserva Regional de Caza está bien explotada turísticamente?

– La práctica del senderismo esta de moda, a la gente de las ciudades les gusta venir a los pueblos y una vez en ellos salir a campo a conocer el ecosistema y disfrutar. Andar entre urces, jaras, robles y pinares es muy saludable, pero se echa en falta y mucho unas rutas homologadas para practicar senderismo por la Sierra de la Culebra.

– Los productos agroalimentarios ¿qué importancia tienen?

– Si de algo podemos presumir en Aliste, Tábara y Alba es de tener los mejores y más exquisitos productos de España, carnes de ternera, cabrito y cordero, quesos de caprino, miel, vinos, pan, setas y moras. Tanto los productos de la huerta como los frutos silvestres son magníficos, una exquisitez, a la gente de fuera le encantan, los valoran incluso más que nosotros acostumbrados ya a ellos.

– Este ha sido setero excelente. ¿Hay preferencias?

– La verdad es que sí. Para mi el rey es el Boletus edulis, tiene algo especial que le da la crianza entre nuestros montes de jaras. Es una auténtica joya. Mi apuesta como cocinero es la crema de Boletus aderezada con hierbas aromáticas, la mezcla de Boletus a la plancha con jamón en corteza de trigo y la caldereta de Boletus con ternera de Aliste al estilo «El Roble».

-Noviembre es el mes de la Caza Mayor en la gastronomía tradicional tabaresa. ¿Existe una formación adecuada los restauradores?

– La cocina con piezas de caza mayor se ha asentado y viene gente toda España a degustar el chorizo y salchichón de venado, el ciervo con patatas al pote y el corzo guisado al baño de barro con boletus y almendras. La caza es un atractivo para atraer a cazadores y también a nivel gastronómico.

– ¿Cómo andan las peregrinaciones a Compostela?

– Muy bien. Cada vez es más la gente que opta por el Camino Sanabrés de la Ruta de la Plata para peregrinar a Santiago de Compostela. Españoles, franceses e ingleses son los más habituales y cada vez comienzan a llegar más japoneses y chinos. Suelen venir a cenar y les encanta el cocido de cuchara. Viene gente humilde y más pudiente. Hemos tenido hasta jugadores del Real Madrid.

– ¿Podrían ser las mascaradas un atractivo turístico?

– Ya lo son, pero hay un cierto descontrol. Habría que hacer un programa conjunto con todos los pueblos, que la gente supiera los días y los horarios. El 26 de diciembre es el Tafarrón de Pozuelo, «El Pajarico» de Villarino Tras la Sierra, la Filandorra de Ferreras de Arriba y el Zangarrón de Sanzoles. El 1 de enero el Zangarrón de Montamarta, los Carochos de Riofrío, Los Diablos de Sarracín y Los Cencerrones de Abejera. En Tábara es cita obligada la visita a la iglesia de Santa María, Bien de Interés Cultural y emblema de la Villa.

Tábara, 28 de agosto de 1957

Agustín de Dios Pernía nació en Tábara el 28 de agosto de 1957, donde paso la infancia y juventud, ayudando a sus padres en la explotación de caprino. En 1977 se cansó de la ganadería y se fue al País Vasco a trabajar en la construcción, una aventura que duró solo dos años y le llevo a valorar lo que había dejado en su tierra. Regresó a la Villa en 1979 y lleva ya 34 años como defensor de los valores de la Raya y cocinero, promoviendo el Centro de Turismo Rural «El Roble».


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *