Winchester, historia de una leyenda. Parte 2

¿Lo compartes?

Segunda parte de la historia de una firma legendaria que ha acompañado los lances de millones de cazadores de todo el mundo durante tres siglos. Si te perdiste la primera parte puedes leerla pinchando aquí.

Winchester-Western Company

Con el estallido de la I Guerra Mundial la marca de New Haven se vio obligada a producir 246.000 fusiles Enfield Pattern 1914 para el ejército británico en calibre .303, además de fusiles modelo 1917 para el Ejército de EE.UU, entre otras armas militares. Tras el conflicto, su producción civil continuó y la Winchester Repeating Arms Co. emprendió una política de expansión que no tuvo éxito: se endeudó y entró en suspensión de pagos en 1931, siendo en diciembre de este año comprada por la firma Western Cartridge Company, perteneciente a Industrias Olin (Olin Corporation). La Western era una importantísima fábrica de municiones que, entre otras, producía aquellas para armas Winchester. Había sido fundada por Franklin W. Olin en 1898 y estuvo dirigida desde 1913 por John M. Olin que, afortunadamente, era un gran aficionado a las armas y consiguió devolver a Winchester todo su esplendor.

The Riflema´s Rifle

Un arma que bajo la dirección de Olin contribuiría mucho a su fama sería el rifle de cerrojo Winchester 70, lanzado al mercado en 1936 con una acción muy ergonómica y basada en la Mauser 98. Poseía incluso el seguro de aleta de tres posiciones del Mauser, aunque en un costado para que sobre el arma se pudiera montar un visor en posición baja. Se podía desarmar con facilidad para poder limpiarlo, era más suave de accionar que el Mauser y estaba tan bien acodado que la recarga del arma se podía realizar de forma mucho más cómoda y fácil que con los demás rifles del mercado de la época. El rifle tuvo tal éxito entre los cazadores que fue galardonado con el título de The Riflema´s Rifle y, durante años, muchos otros fabricantes tomaron su cerrojo como diseño base para construir las acciones de otro modelos deportivos.

winchester-4

En 1964 el rifle fue dotado de un cerrojo similar, pero, entre otras modificaciones, carecía de extractor de fleje, que fue sustituido por una uña localizada en la cabeza del cerrojo, denominándose a estos cerrojos Post-64 para diferenciarlos de los anteriores, con extractor de fleje, o Pre-64. Los Winchester 70 Post-64 se fabricaron durante décadas y se caracterizaron por su excelente rendimiento, pero desde el momento de su lanzamiento fueron criticados: al público norteamericano no le gustó la modificación, por lo que Winchester se vio obligada en 1994 a volver a fabricar su mítico rifle modelo 70 con un cerrojo similar al original.

U.S. Repeating Arms Co.

Durante la II Guerra Mundial Winchester volvió a fabricar un importantísimo número de armas militares, entre las que destaca una carabina semiautomática calibre .30 que se conoció como 30-M1. Terminada la Guerra, la compañía, sin dejar en ningún momento de fabricar sus rifles de palanca 1894 y de cerrojo modelo 70 –que hasta la fecha construía con piezas forjadas y mecanizadas–, se vio obligada a tratar de modernizarse para producir armas a través de métodos modernos –estampación y fundición– que abarataran los costes y le permitieran competir con sus rivales más directos –como Remington–.

El remedio fue peor que la enfermedad porque las armas que se fabricaron con estos métodos fueron criticadas por el público norteamericano y la prensa especializada y las ventas bajaron. Los costos de fabricación siguieron aumentando, y en 1980 la fábrica de armas de New Haven y la licencia para producir armas Winchester fue vendida por Olin a los empleados tomando el nombre de U.S. Repeating Arms Company (USRAC), si bien Olin, que siguió siendo propietaria de la marca, continuó produciendo la cartuchería marca Winchester.

winchester-3

Cierra la planta de New Haven

En 1989, la USRAC entró en bancarrota y pasó a formar parte de la multinacional Browning –formada por Winchester, Miroku y FN como división militar–, quien a su vez se asoció con Olin, propietaria de la marca Winchester. Y aunque Browning comercializó modernas y magníficas escopetas marca Winchester, los productos hechos en New Haven –los rifles de palanca modelo 1894, el Winchester 70 y la escopeta de corredera 1300, esta última introducida en 1978– seguían teniendo un alto coste de fabricación. Como consecuencia, en enero de 2006 la USRAC se vio obligada a anunciar el cierre definitivo la planta de New Haven, que durante 140 años (1866-2006) había fabricado los rifles y escopetas Winchester.

Meses más tarde, Olin Corporation, propietaria de la marca, anunció un acuerdo con Browning para volver a producir rifles y escopetas marca Winchester en Estados Unidos, pero no en la planta cerrada de New Haven, sino en una planta militar de la FN en Columbia (Carolina del Sur), donde actualmente se están fabricando ya rifles de cerrojo modelo 70 que incorporan importantes novedades técnicas –un disparador mejorado, cantoneras anti-retroceso, cerrojo mejorado tipo Pre-64 con extractor Mauser…– en varios versiones con cajas de madera y sintéticas que no tardarán en llegar a nuestro mercado de la mano de Aguirre y Cía, empresa que desde hace décadas distribuye en nuestro país los productos Winchester. Igualmente conviene recordar que, precisamente desde 2006, se comercializa el rifle semiautomático Winchester Vulcan SXR en varias versiones que se fabrican en plantas de Browning y con cañones hechos en FN y que han tenido muy buena aceptación entre los cazadores por su excelente relación precio-calidad, así como numerosos modelos de escopetas Winchester superpuestas y semiautomáticas para caza y tiro. La leyenda continúa… JyS

El Henry, «ese condenado rifle yanki»

Si tenemos en cuenta que en la Guerra Civil Norteamericana casi todas las armas eran de avancarga –salvo contadas excepciones de otros modelos de retrocarga que no dieron resultado– y por tanto muy lentas de utilizar, no es de extrañar que los soldados sudistas, entre los que causó estragos el Henry, del que se fabricaron unas 14.000 unidades. No todos conocían su nombre, por lo que mucho se referían a él como «ese condenado rifle yanki que se carga el domingo y se dispara toda la semana».

winchester-9

Sus modelos, copiados en España

Winchester ha vendido armas a diferentes países a lo largo de su historia. Sin ir más lejos, el gobierno español le compró en 1879 una partida de rifles 1873 que fueron reglamentarios de la Guardia Civil y, más tarde, copiados y producidos en la fábrica de armas de Oviedo. También se hizo en España (Eibar) una excelente réplica del Winchester 1892 con el nombre de carabina Tigre.

Little Big Horn, un antes y un después de la firma  

En 1866 nombre de Winchester comenzaba a hacerse famoso en el mercado civil. El ejército, sin embargo, para evitar que las tropas ‘malgastaran’ munición, no lo adoptó y continuó durante años utilizando armas de avancarga y luego de retrocarga de un solo tiro, decisión que diez años más tarde lamentaría más de un general: los sioux, armados con rifles Henry y Winchester 1866, atacaron y aniquilaron al 7º Regimiento de Caballería al mando del General Custer, cuyos soldados, con sus fusiles Springfield monotiro reglamentarios, no fueron capaces de rechazarlos en la batalla de Little Big Horn, lo que indudablemente contribuyó a aumentar la fama de Winchester al publicarse la noticia en todo el país.

Otros tipos de armas

Contada así la historia, parece que Winchester sólo fabricó durante el siglo XIX rifles de palanca… pero no fue así. También manufacturó escopetas y rifles de cerrojo de caza y militares, caso del modelo 1883, de caza, en producción hasta 1889, o del fusil Lee 1895, fabricado por Winchester para la Marina de Guerra de EE.UU. con una acción rectilínea, y del que también se hicieron modelos para el mercado deportivo –Lee Sporting Model–.  Igualmente fabricó numerosos rifles de trombón modelo 1890 en calibre .22 que fueron muy populares –hasta 1932 se fabricaron 849.000 ejemplares–, así como diferentes tipos de rifles monotiro.

También durante este primer periodo produjo escopetas de dos cañones –entre 1879 y 1884– y escopetas de palanca –modelo 1887– e incluso de corredera –1897–. Ya el siglo XX, siempre sin dejar de producir diversos modelos de rifles de palanca –y en particular el modelo 1894–, comercializó rifles semiautomáticos en calibres de mediana potencia –modelos 1903, 1905, 1907 y 1910–, así como varias semiautomáticas –Winchester 1911, 1912, 52 y 54– entre otras armas deportivas.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *