Vizcaya // Una batida acaba con un lobo en Carranza tras dos meses de ataques al ganado

¿Lo compartes?

La primera batida de lobos autorizada en Carranza en los últimos tres años se saldó el pasado jueves con la caza de un macho adulto. Fue después de que el Ayuntamiento denunciara los continuos ataques al ganado que sufría el entorno de Ordunte desde hacía dos meses.

16/04/2014 | El Correo Digital | SERGIO LLAMAS

La Diputación confirmó el lunes que el sábado y el domingo, medio centenar de personas -32 batidores y varios guardas- volvieron a rastrear la zona en busca de otros ejemplares en el área de Cezura. Sin embargo, no se produjeron nuevos avistamientos a pesar de que varios testigos aseguraron que durante el rastreo del jueves sí se había detectado al menos a otro animal.
El mismo día de la batida que se saldó con la muerte de un lobo macho de gran tamaño, Julián Ortiz había descubierto a uno de sus carneros muerto a dentelladas en Lanzas Agudas, a poco más de 200 metros de una zona poblada del valle carranzano. «Lo mataron en la madrugada del miércoles al jueves. De los cuatro corderos que tenía fueron a por el más pequeño, que no alcanzaba el año», aclaró. Un guarda y una bióloga se desplazaron hasta la zona para confirmar que el responsable del ataque era un lobo.
Según razonó el ganadero, hasta dentro de un mes no se comienza a esquilar a los animales, por lo que con la llegada del buen tiempo la mayoría de los propietarios de ovejas han comenzado a dejar libres a sus rebaños para que no pasen calor encerrados por las noches. Es ahora cuando han empezado los ataques. Así lo confirmó también el Ayuntamiento, que recordó que su papel ha sido de «simple intermediario» entre los ganaderos y la institución foral. «En la zona más próxima a Ordunte nos han llegado quejas de ganaderos en los últimos dos meses, pero la Diputación ya estaba al tanto porque siempre que hay un ataque se avisa a Base Gorria», señaló el concejal Rafa Arriola.
Incursiones en 2012
Aunque ni en 2012 ni en 2013 se autorizaron batidas de lobos en Carranza, los ganaderos sí advirtieron de ataques durante ese período. Así lo asegura el hermano de Julián, Jorge Ortiz, a quien estos animales habrían matado más de media docena de yeguas y potros en el monte durante una incursión registrada el pasado año. «Fue al lado de Salduero. No las devoraron, pero les desgarraron las nalgas y el cuello, y se murieron al cabo de dos días», describió. Entonces también se desplazó hasta la zona personal de la Diputación, que confirmó que se trataba de ataques de lobos. Sin embargo, en aquella ocasión no se autorizó darles caza.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *