Una agencia europea estudia los efectos de la munición de plomo y sus posibles restricciones

¿Lo compartes?

La Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA) ha iniciado una investigación para conocer los efectos del uso de munición de plomo, tanto en los humedales como en otras zonas, con el objetivo de estudiar la posible restricción de este material en el conjunto de la Unión Europea.

18/05/2016 | ONC

plomo fbEstos trabajos se han iniciado a petición de la Comisión Europea y suponen una nueva amenaza para el sector cinegético, que participará en el proceso para demostrar que el plomo es el material más adecuado para la munición en términos de sostenibilidad.

La Oficina Nacional de la Caza, la Conservación y el Desarrollo Rural (ONC) apoya la eliminación gradual del uso de perdigones de plomo en humedales, siempre siguiendo los procedimientos legales establecidos, pero considera que una prohibición general de la utilización de plomo en las municiones en toda la Unión Europea tendría un impacto negativo desproporcionado en la gran mayoría de los cazadores. Además tendría una grave incidencia en empresas y puestos de trabajo.

Aunque en una primera fase la prioridad de la Comisión Europea y de ECHA es el control del uso de perdigones de plomo en humedales, ya se ha abierto la puerta a un nuevo expediente de restricción de tipo general para esta munición.

Según los plazos que se manejan dentro de la Comisión Europea, esos informes se presentarán a mediados de 2018 y cualquier restricción se aplicaría a partir de 2022.

La ONC participará en este debate a través de la Federación de Asociaciones de Caza y Conservación de la UE (FACE).

Hay que recordar que ya a finales de finales de 2015 se llevó a cabo un simposio internacional sobre el uso de la munición de plomo en la caza y el tiro deportivo, abordando dicho debate desde diversos puntos de vista. La conclusión, alcanzada a través de numerosos estudios científicos, es que el plomo es el material más adecuado para la munición en términos de sostenibilidad, de rendimiento y prevención de accidentes, contradiciendo así posturas generalmente alarmistas basadas más en criterios emocionales que en análisis realizados con rigurosidad científica.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *