Un pez rosado que camina

¿Lo compartes?

Es una de las especies más recientemente descubiertas y la comunidad científica apenas sabe nada de ella.

1/12/2014

Pez-rosado-no-nada-en-el-agua-camina-1

Como dirían nuestras abuelas, de todo hay en la viña del Señor, incluso en la viña oceánica. Recientes investigaciones han arrojado a la luz una serie de nuevas especies en el mundo –el descubrimiento en este terreno es tan habitual, aunque no tan numeroso, como la desaparición de otras– y, entre ellas, se encuentra un curioso pez denominado pez rosado con manos que utiliza sus aletas, precisamente, como si fueran patas animales o manos humanas.

Aunque ya se conocía la existencia de otras especies de este tipo, el pez rosado es especial porque existen muy pocos ejemplares por varias razones. La primera de ellas es que, al andar por el fondo marino, se alimenta de gusanos, una dieta demasiado pobre que no permite una ‘explosión’ en los nacimientos.

La otra razón es que, precisamente, utilizar las aletas como manos lo hace demasiado lento, lo que lo convierte en una presa facilísima para los depredadores. Eso sí: este pez sabe defenderse, y los científicos creen que posee una toxina muy potente en sus escamas que lo recubre para evitar precisamente ser devorado.

Y decimos “creen” porque aún se sabe muy poco de esta especie que vive exclusivamente en los mares que rodean la isla de Tasmania.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *