Trampeo con fines científicos Codornices con red

¿Lo compartes?

Codorniz1247

Esta modalidad se practicó durante siglos para capturarlas por mera necesidad y ahora, aunque de forma muy limitada, se sigue utilizando para conocer la especie, aprender a gestionarla y garantizar que los cazadores podamos seguir cazándolas.

Texto y fotos: Magdalena Iturmendi Benedi (Programa de Anillamiento de Codornices en la Península Ibérica de FEDENCA) / Foto de apertura: Alfonso Roldán

La altura del cereal, junto con la entrada de codornices en la zona y la cosecha, determina la época en que debemos proceder a instalar la red, que suele coincidir con el período del año que va de febrero a julio.
La altura del cereal, junto con la entrada de codornices en la zona y la cosecha, determina la época en que debemos proceder a instalar la red, que suele coincidir con el período del año que va de febrero a julio.

Uno de los métodos de trampeo más empleados desde tiempos inmemorables ha sido el uso de redes para la captura de aves. Aunque actualmente sigue utilizándose en alguna región de España, como en las famosas palomeras de Etxalar o las filats en coll de las Islas Baleares, la verdad es que su uso se ha focalizado mayoritariamente hacia fines científicos: en nuestro caso concreto, a la captura de codornices para conocer con mayor exactitud aspectos como la migración, longevidad, mortalidad, estudios de población, comportamiento de alimentación y otros temas relacionados con esta gallinácea.
El trampeo con redes, salvo casos excepcionales como algunos de los expuestos, y el uso de reclamos para la captura de aves está prohibido de forma general, autorizándose su uso exclusivamente con fines científicos y a aquellos con la calificación de anillador profesional, para lo que es necesaria una formación específica.

El tipo de red empleada en esta práctica es una red japonesa de monofilamento de nylon de color negro o verde. La red se coloca de manera horizontal sobre la superficie del cereal con cuidado para que no se enganche

3

Esta pequeña gallinácea muestra mayor querencia por los cultivos de cebada que por los de trigo

Sus dimensiones aproximadas son de 6,8 ó 12 x 2,4 metros, y luz de malla de 14 milímetros. El hilo, de monofilamento, ha de tener un diámetro de tan sólo 0,08 milímetros.
Para proceder a la captura debemos colocar la red de forma horizontal sobre la superficie del cereal, teniendo especial cuidado tanto en la colocación como en la retirada de la misma para evitar que los enganches con la vegetación la puedan dañar, puesto que es bastante frágil. La época en la que se lleva a cabo este tipo de captura viene marcada por la altura del cereal, la entrada de las codornices en la zona y por la cosecha final: suele coincidir con los meses que van de febrero a julio.
Los cultivos sobre los que se suelen instalar las redes son cebada, trigo o alguno de tipo herbáceo. Como dato curioso, decir que en Extremadura también se anilla en los tomatales. La decisión de decantarnos por una cosecha u otra dependerá de la diversidad de la zona de estudio y del momento de maduración de las mismas. No obstante, hemos comprobado que la cebada es la más querenciosa para la cría de la codorniz, cuando los cazadores siempre habíamos pensado que lo era el trigo.

Si cazáis una con anilla, entregadla
Para el éxito del estudio es fundamental que los cazadores entreguen la anilla de la codorniz abatida con el máximo de datos posibles: fecha, hora, tipo de cultivo, etc. Se puede depositar en cualquier delegación de la Federación Española de Caza. Con los datos que se obtengan del estudio tendremos argumentos para defender la caza de esta especie en España y también para contrarrestar aquellas tendenciosas teorías que proceden de sectores conservacionistas de toda Europa en los que se cuestiona su caza. Con este tipo de estudios se trata de conocer mejor a la pequeña africana, y todos sabemos que cuanto mejor conozcamos una especie mejor la gestionaremos.
Para finalizar, y para que todos los aficionados se animen esta media veda, los datos aportados por los equipos de anillamiento del proyecto FEDENCA auguran que nos encontramos ante un año donde la entrada de la africana en la Península Ibérica ha sido excepcional, seguramente la mejor de los últimos años.

El reclamo
Una vez que tenemos bien extendida la red se procede a usar el reclamo del macho de codorniz. Pueden usarse dos tipos: manual o electrónico. Aún hoy existen dentro de los grupos de anilladores de la Real Federación Española de Caza, subvencionados por FEDENCA, especialistas en el ‘pito’ manual fabricado con hueso. A pesar de ello, lo habitual es que se use el reclamo electrónico, que consiste en un reproductor de cinta o chip. Esta llamada deberá usarse comenzando por intervalos cortos de tiempo hasta que se escuche alguna respuesta o se observe la entrada de algún ejemplar, momento en el que aumentaremos los intervalos de reclamo hasta que la codorniz se encuentre bajo la red. Llegados a este punto nos levantaremos para provocar su vuelo y conseguir que, de esta forma, quede enganchada en la malla. Como consejo siempre se recomienda dejar que la pieza entre bien a la red, no levantándonos hasta que se encuentre más o menos en el centro de la misma.
Una vez capturada debemos de aplicar todas las precauciones de un buen anillador profesional, teniendo especial cuidado en la suelta de la red y en el manejo del ejemplar para la toma de datos y la colocación de la anilla numerada, que en nuestro caso es de metal. JyS


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *