TOYOTA RAV4. Estilo urbanita.

¿Lo compartes?

En la cuarta generación del Rav4, en Toyota han decidido irse por la tangente y hacer un cambio radical con respecto a las versiones anteriores. Lo que hasta ahora se vendía como un todoterreno pequeño ha pasado a ser un SUV de tamaño mediano.

Texto: Mauro Fernández de Bobadilla

Este cambio vino probablemente como reacción a las enormes ventas que Nissan consiguió con el Qashqai. Es extraño que , lo que en la generación anterior parecía un Land Cruiser pequeño, ahora parece un Corolla grande. Lo cierto es que el nuevo diseño es bastante extremo. Si buscas un coche que parezca un todoterreno, el nuevo look te va a horrorizar. Pero tu mujer agradecerá sobremanera que compres un coche que pueda conducir por la ciudad pareciendo al menos algo sofisticado.

RAV4_13_EXT_50

La forma más barata de conseguir uno es el gasolina a partir de 25.000 euros, pero solo tiene tracción a dos ruedas, así que lo ignoraremos. Si quieres tracción a las cuatro ruedas tendrás que deshacerte de unos 32.000 euros, sobre todo si quieres la versión díesel. Y obviamente que la quieres, porque es la primera vez que Toyota pone un díesel a este modelo, y aunque 150 caballos no son ninguna animalada, el consumo combinado de tan sólo 5,6 l/100 Kms, y un par de 340 Nm a partir de 2.000 rpm no son ninguna tontería para un motor de 2,2 l.

Detalles técnicos aparte, el nuevo RAV4 es muy práctico como SUV familiar. Cuenta con un espacio de carga bastante decente, unos 577 litros cuando se selecciona una rueda de re-puesto o 506L con la rueda de tamaño completo. Hablando de eso, la rueda de repuesto se ha movido de su ubicación tradicional en el portón trasero a la típica de un turismo, bajo el maletero. El portón trasero además se abre ahora hacía arriba (como un turismo) en lugar de hacia el lado (cómo un todoterreno).

El interior es , como era de esperar , típico de Toyota, aunque una vez más parecido al de un turismo que el de un todoterreno. Esto no es necesariamente malo, pues es más agradable en calidad y el tacto y la sensación en general es mucho mejor que su predecesor. Sin embargo, carece de la dureza de los coches típicos de campo.

RAV4_13_INT_10

Aún asíu muchos de sus aparatos son de anteriores modelos, no dándole un toque demasiado moderno. Una vez más esto no es necesariamente malo, ya que sigue la filosofía de poner fiabilidad y tecnología ya probada por delante de todo lo demás típica de Toyota. Mantener las cosas simples asegura fiabilidad a largo plazo.

El nuevo RAV4 es más estrecho, más corto y más bajo que su predecesor. Sin embargo, ha ganado 41 milímetros de espacio para las piernas de los pasajeros de atrás gracias a un nuevo diseño de los asientos delanteros, de paso bastante más cómodos que los anteriores. El volante telescópico es también una adición nueva y bienvenida. Cinco adultos podrían darse un viaje relativamente largo sin mayores dificultades.

B045

La conducción del RAV4 también se han mejorado, con un nuevo sistema de tracción total más inteligente y un modo Sport que hace todo lo posible para hacer deportivo un coche que por su potencia y peso no debería serlo.

Este modo Sport incrementa el peso de la dirección en un 20 por ciento , e incrementa la respuesta del acelerador. Además, acelera el motor cuando bajas de marcha para igualar la velocidad del motor y de las ruedas al conectar el embrague, simulando la técnica punta-tacón que los pilotos de carreras deben aprender para ser rápidos en circuito.

El ingeniero jefe del Toyota RAV4 posee orgullosamente 18 gatos que, según él sirvió como inspiración para la agilidad y agarre del RAV4. Aunque un gato es lo último que se nos pasa por la cabeza al conducir este coche, no hay duda de que el es una enorme mejora con respecto a su predecesor en cuanto a dinámica de conducción por carretera.

La suspensión es un poco más dura de lo que uno podría esperar de un coche así, pero es precisamente eso lo que le da un toque de conducción deportiva por carretera. En las curvas es bastante agradable, sintiéndose firme y proporcionando mucha información a través del volante.

Por el campo sin embargo, hace que la columna vertebral sufra algo más de lo que debería, pero eso no quita que sea lo suficientemente capaz para tierra y algún que otro charco profundo. Con su control de descenso de pendientes y asistente de frenado, funciona bien cuando se trata de un poco de off-road, pero no tiene reductora, así que tampoco os volváis locos comprobando hasta donde puede llegar. Su altura libre al suelo tampoco es ninguna locura, pero el RAV4 se encarga de cualquier playa o pista de tierra sin problema.

El coche no es un 4×4 en si mismo y, por carretera mantendrá principalmente la tracción delantera para ahorrar combustible. Pero en el campo o con falta de agarre, el sistema de tracción total inteligente puede envíar hasta  la mitad de la potencia a las ruedas traseras para convertirlo en un 4×4 clásico, aunque tú no tengas forma de controlarlo desde la cabina, todo ocurre en el ordenador de a bordo. Esto, según como seas puede ser una bendición o algo muy molesto.

En resumen: aunque parece haber perdido algo del toque campero de sus anteriores versiones, el nuevo Toyota RAV4 es un vehículo mucho más completo que su predecesor , ofreciendo un paquete práctico y bien equipado en general mucho más cómodo que la generación anterior y, a pesar de las apariencias, mantiene la misma capacidad de campo a través.

 

Ficha Técnica:

Motor: Diesel 2.2 litros, 4 cilindros.
Potencia: 150 cv
Par: 340 Nm
Consumo combinado: 5,6 l/100 Km
Emisiones CO2: 147 g/Km
Tracción: Caja de camnios de 6 velocidades manual. Tracción a las cuatro ruedas por diferencial electrónico.
Volumen de carga: 577 l
Capacidad de remolque: 2.000 Kg
Precio: a partir de 32.000 €


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *