Toledo // «Ahorcar un galgo es una salvajada y una práctica minoritaria»

¿Lo compartes?

Alberto de Lucas es el presidente de la Federación de Castilla-La Mancha de Caza con Galgo desde la primavera de 2012. Compagina su pasión por estos animales con su trabajo como abogado.

06/11/2013 | ABC

—Un juez ha condenado a un hombre a siete meses de prisión por ahorcar sus dos galgos. ¿Conoce la sentencia? ¿Qué valoración hace?

—He tenido conocimiento de ella como abogado y como presidente de la Federación Regional de Caza con Galgo. Lo primero es condenar los hechos de una persona que ahorca un galgo o lo maltrata de cualquier manera. También tengo que manifestar mi alegría porque esos hechos han sido descubiertos, perseguidos y sancionados de la manera más severa que permite la legislación. Y, por último, gracias a Dios, ese tipo de prácticas, por llamarlas de alguna manera, es muy minoritaria. El 99 por ciento de los galgueros, y especialmente los que se dedican a la competición, no realiza actos de ese tipo, sino todo lo contrario. Se dedican a dar una gran atención, cuidado y cariño a los animales, en este caso a los galgos. Desde la Federación y los galgueros estamos en contra de ese tipo de salvajadas, porque ni siquiera se pueden decir animaladas, y es un práctica minoritaria.

—¿Sabe usted algo del galguero condenado?

—No tengo constancia de que esté federado y, si estuviera, sería expulsado.

—Usted dice que el 99 por ciento de los galgueros ni mata ni abandona a sus animales, pero algunas asociaciones protectoras hablan de 50.000 galgos abatidos o desamparados al año en España.

—Vuelvo a insistir en que, como galguero, estoy en contra de que se maltrate a los animales. Ahora bien, yo creo que esos números no son reales. Todos los años aparece el mismo dato redondo: 50.000 exactos. Sin embargo, y según datos del Seprona correspondientes al primer semestre de este año, se presentaron 62 denuncias referidas a galgos abandonados, 1 por ahorcamiento, 7 sobre muertes o galgos heridos por golpes o palizas, 185 por transporte inadecuado de los animales y 328 por galgos abandonados. Según ese informe del Seprona, las denuncias de abandono, maltrato y ahorcamientos son mucho menos numerosas en la raza galgo que en el resto de razas. Por unas razones o por otras, somos los galgueros los que tenemos ese marchamo. Vuelvo a insistir en que hay algunos animales que matan a los galgos. Eso no lo vamos a discutir. Pero ni mucho menos las cifras de las que se habla.

—¿Qué se hace desde la Federación de Galgos para evitar estos casos?

—Se realizan distintas iniciativas. Una de ellas es la instauración de un libro-registro de galgos, donde se recogen datos de los padres de un galgo, cuyos datos de ADN, después de tomarle muestras, están registrados en la Universidad Complutense de Madrid. De forma que cualquier persona dentro de la federación que abandone un galgo ya está registrado y se localizaría rápidamente a quien cometiese esa infracción. Es una forma de disuadir.

—¿Controlan las autoridades que los galgos lleven microchip?

—Sí, sí. Es obligatorio que los animales lleven microchip y el Seprona lo controla.

—Desde la Asociación BaasGalgo piden que los propietarios no tengan más de cinco animales y que se controle la cría de galgos.

—El libro-registro del que le he hablado ya permite ese control de los animales.

—¿Cómo compagina su trabajo como abogado y su afición por los galgos?

—Me quito la corbata al mediodía y voy con ellos a pasear. Luego vuelvo otra vez al despacho. Estoy con ellos desde que son pequeños, buscas el semental, la madre, las crías… Ya no es el hecho de la caza en sí. Estás todo el año con los animales en contacto con la naturaleza. Por tanto, el que maltrata o mata a los animales es un salvaje.

—¿Qué hace usted con sus galgos cuando no le sirven?

—Los regalo a un amigo para que cace con ellos o los envío al extranjero a través de asociaciones de galgueros para que sirvan como animales de compañía. Las personas que están interesadas en ellos son los que corren con ese tipo de gastos.

—¿Es el robo de galgos una de sus preocupaciones?

—El robo es una lacra tremenda que tenemos.


¿Lo compartes?

One comment

  1. 0
    Rafa Jiménez says:

    “—¿Qué hace usted con sus galgos cuando no le sirven?

    —Los regalo a un amigo para que cace con ellos o los envío al extranjero a través de asociaciones de galgueros para que sirvan como animales de compañía. Las personas que están interesadas en ellos son los que corren con ese tipo de gastos.”

    Muy bien, si señor, que se ocupe otro… Premio OTH Ole Tus Huevos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *