Teruel // Medio Ambiente autorizará intensificar la caza de ciervos para reducir los daños en los cultivos

¿Lo compartes?

El Gobierno de Aragón está dispuesto a rebajar el censo de la población de ciervos de la reserva de caza Montes Universales para minimizar los daños que estos producen en las cosechas, según anunció ayer el consejero de Agricultura y Medio Ambiente, Modesto Lobón, a agricultores y alcaldes de los 13 pueblos en cuyos términos municipales se sitúa este espacio natural

11/04/2014 | Heraldo.es | Leonor Franco

En una reunión mantenida en la localidad de Tramacastilla, Lobón dijo que Medio Ambiente autorizará un aumento de la caza de ciervos con objeto de que “se llegue a un equilibrio entre los animales que deben permanecer para mantener la biodiversidad y que estos no supongan una merma en las tierras de cultivo”.

Las medidas adoptadas hasta ahora posibilitan que se sacrifiquen en torno 1.700 ciervos al año, entre batidas realizadas en primavera por la propia guardería de Medio Ambiente y los cupos de caza autorizados. No obstante, el consejero reconoció que estas fórmulas se consideran insuficientes debido al escaso control ejercido en los cotos privados de las provincias vecinas de Castilla La Mancha, cuya población de cérvidos se va expandiendo considerablemente conforme pasan los años a la comarca de Albarracín. “La población de ciervos está creciendo, pero además tenemos la sospecha, según dicen los técnicos, de que están viniendo animales de otros sitios”, explicó Modesto Lobón.

Con la finalidad de solicitar la colaboración de Castilla La Mancha, el consejero concertará una reunión con su homóloga en esa comunidad. “Ya he mantenido contactos con ella –precisó Lobón–, pero queremos reunirnos para llegar a un acuerdo y que en las zonas limítrofes pongan en marcha medidas cinegéticas similares a las nuestras”.

Según el último censo realizado por el Gobierno de Aragón, la población actual de ciervos en la reserva es de 2.500 ejemplares, si bien los agricultores estiman que la cifra real podría duplicar a la estimada por Medio Ambiente. El alcalde de Calomarde, Rodolfo Andrés Hernández, dijo que en los pueblos de la comarca se tiene la certeza de que la cantidad “es mayor que la oficial”. Incluso, hay vecinos que dicen haber visto manadas compuestas por centenares de ciervos cruzando la carretera que comunica Bronchales con Orihuela del Tremedal. A esto hay que sumar las cada vez mayores poblaciones de corzos y jabalíes. Los datos ofrecidos por el Gobierno de Aragón revelan que el censo de cérvidos en el espacio cinegético ha pasado en la última década de mil cabezas a 2.500.

Modesto Lobón admitió que el problema planteado en la Sierra de Albarracín a causa de la reserva de caza es “complejo”. Y agregó que la proliferación de animales no solo afecta a los agricultores de la zona, sino que pone en peligro “la propia seguridad de quien va por las carreteras”. Según explicó, en el último año “ha habido 10 accidentes por esta causa, aunque sin consecuencias mortales”.

Además de una mayor presión cinegética sobre la reserva, el Departamento de Medio Ambiente estudia otras soluciones como la mejora de las ayudas agroambientales, con objeto de que a estas medidas se suscriban la totalidad de los agricultores afectados por los daños de sus cosechas. Lobón manifestó, asimismo, que se extenderá el vallado de aquellas fincas especialmente problemáticas por su mayor afección, una actuación que ya se puso en marcha en plan piloto en Griegos. Según explicó, la experiencia no pudo prosperar, porque la zona acotada fue objeto de actos vandálicos. Pese a ello, se quiere extender la propuesta. Para completar el conjunto de medidas, se pretende agilizar el pago de las ayudas compensatorias a los agricultores cuyas cosechas han quedado destruidas por los ciervos y que este año ascienden a 80.000 euros.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *