Se dispone a probar esta escopeta y… ¡le explota en la cara!

¿Lo compartes?

Mucho cuidado cuando tu arma no suene o funcione como habitualmente y sobre todo ¡asegúrate que el cañón no está obstruido! No se te ocurra seguir disparando o puede que te suceda lo siguiente.


¿Lo compartes?

One comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *