Salmónidos en Área Santiago, un placer para los sentidos

¿Lo compartes?

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Estos paisajes sólo los podréis encontrar en el Área de Santiago de Compostela.

Hace unos días nos desplazamos a una de los lugares más bellos y mágicos de nuestro territorio. Y lo hicimos para hacer lo que más nos gusta: pescar salmónidos en la zona de Santiago de Compostela. Decidimos acudir a un lugar donde Área Santiago está realizando un trabajo extraordinario, no solo por el tema de la pesca, si no también por el desarrollo y crecimiento que está ayudando a generar en la zona. Ésta fue nuestra aventura.

Logo sin reclamo

Son un total de 16 ayuntamientos de la zona de Santiago de Compostela (A Estrada, Arzúa, Boqueixón, Lalín, Melide, OPino, Oroso, Padrón, Rois, Santiago de Compostela, Silleda, Touro, Trazo, Val Do Dubra, Vedra, Vila de cruces) que trabajan codo con codo para la promoción conjunta de este maravilloso entorno. Esta zona, abarca el sur de la provincia de A Coruña y el norte de la provincia de Pontevedra, separadas ambas por el mítico río Ulla, que hace de frontera natural.

Precisamente, uno de los fundamentales elementos que definen el territorio es la presencia de dos de los principales recursos hídricos de Galicia, tanto por caudal como por su riqueza natural, paisajística, piscícola e incluso cultural: el Sistema Fluvial Ulla-Deza, que lo delimita por el sur, y el río Tambre y sus afluentes, por el norte.

La riqueza de sus aguas, es algo muy a tener en cuenta, ya que encontraremos en ellas truchas, salmones, lampreas, reos y escalos, todo esto se combina con un entorno variado y rico en fauna y flora, compuesta por plantas y árboles de ribera y especies acuáticas de gran belleza y vistosidad, pero no solo cuentan con esto, también existe un importante patrimonio desconocido de molinos, pesqueras, represas, senderos, etc. de indudable interés para viajeros interesados en el conocimiento del medio natural y rural.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
La belleza de su entorno y sus aguas queda más que demostrado.

Es aquí donde comienza nuestro viaje por el corazón de esta impresionante tierra, que nos envolverá de tal manera que no querremos salir nunca de allí, ¿Te animas a seguirnos? Pues no dejes de ver y de leer estas líneas, estoy seguro que acudirás sin lugar a dudas.

Comenzamos la andadura

El viernes por la tarde día 12 llegamos a Santiago de Compostela, donde nos estaba esperando uno de los artífices de que Área Santiago vaya a ser un referente en lo que a la pesca y turismo se refiere, hablamos de Marcos Bergueiro Loureiro del Club Gallaecia pesca, una persona entregada en cuerpo y alma para que su tierra obtenga lo que se merece, que es lo mejor, junto con sus otros compañeros e integrantes del club, Alex Puente, Juan Moimenta y José Ameijeiras. 

Su filosofía está dirigida hacia una pesca responsable, es decir, defienden la pesca sin muerte en el marco de la legalidad, aunque también respetan aquellos que deciden llevarse alguna que otra captura dentro de los límites permitidos, de ahí que busquen la convivencia y la sostenibilidad de este deporte entre todos aquellos pescadores que deambulan por estos paradisiacos cotos.

IMG-20150615-WA0005
Con Marcos Bergueiro del club Gallaecia de pesca a mosca en la casa rural Da Botica.

Una vez allí, quedamos en un punto de Santiago donde habíamos quedado también con algunos de los mejores pescadores del territorio nacional e internacional en la pesca de salmónidos, y que al igual que nosotros también iban a pasar unos días gracias a Área Santiago.

Ander Pérez, campeón de Españasalmónidos mosca 2011, Subcampeón de Europasalmónidos mosca 2011 e internacional con la selección española de salmónidos en varias ocasiones y otro grande, Arkaitz Marín, subcampeón de España salmónidos mosca 2011 e Internacional con la Selección Española salmónidos mosca en varias ocasiones.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Con los campeones Arkaitz y Ander (a mi izquierda) y nuestro integrante y guía del club Gallaecia José Ameijeiras (a mi derecha).

La pesca con mosca en el coto de Couso

Una vez hechas las presentaciones, nos desplazamos sin perder tiempo a uno de los muchos y preciosos cotos que teníamos previsto acudir durante estos días. El primer tramo de río elegido para esta primera jornada fue el coto de Couso, un coto de pesca sin muerte y que no pasa desapercibido gracias a su indudable belleza tanto de su fauna como de su flora.

Coto de Couso, un placer para los sentidos.

Un vez allí, nos colocamos los equipos, y sin más dilación nos pusimos manos a la obra. En todo momento contamos con la ayuda de nuestros amigos-guias Jose Moimenta y Alex Puente, que nos asesoraron y aconsejaron por donde comenzar y donde buscar las truchas, reos y salmones salvajes que atesora este gran coto de Couso del río Ulla.

Este es un coto bastante sencillo de vadear, pero no por ello menos técnico, eso sí, tiene un aspecto que no podremos pasar por alto y es su extraordinaria belleza, que nos envolverá e integrará de tal modo que nos hará sentir una pieza más dentro de esta naturaleza exuberante.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Arkaitz, cobrando una de las muchas y preciosas truchas que atesora el coto de Couso.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Ander, después de tener ya ensalabrada su bonita captura.

Nada más comenzar en la acción de pesca, nuestros campeones Ander y Arkaitz comenzaron a clavar sendas truchas, combinando en ciertos momentos de la jornada la mosca seca con la ninfa. Son verdaderos artistas con las cañas de cola y que yo jamás había visto usarlas con tanta elegancia, precisión y saber.

Esto es digno de observar por aquellos que apenas entendemos de estas artes de pesca. Este es un arte que te envuelve e introduce directamente en el medio, te sentirás uno más, el tiempo pasa, pero aquí solo te das cuenta que lo que ves, oyes y observas es plena naturaleza en estado puro.

Siguiendo con la jornada, nuestros campeones no paraban de clavar y sacar truchas, así como algún que otro reo, mientras nuestros ojos estaban clavados en ver como se movían y lanzaban por las diferentes zonas que atesora este gran coto de Couso.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Palmo a palmo, nuestros campeones iban sacando una trucha tras otra.

Disfrutando con los cinco sentidos

Una vez concluida la jornada (pasadas ya las 22:30) es cuando empezamos a comentar entre risas, los lances, capturas y anécdotas que nos habían sucedido. A partir de aquí, es cuando nos fuimos a cenar y descansar a una de las más acogedoras y bonitas casa rurales que posee este Área Santiago, Casa Da botica, un lugar para el descanso y el desestrés diario.

IMG-20150615-WA0006
Una de las muchas vistas que nos ofrece Casa Da Botica.

Nos recibieron y atendieron como si de nuestra propia casa se tratara, sin faltarnos de nada, claro esto es Santiago de Compostela, y el buen comer y la tranquilidad de sus rincones y sus paisajes de ensueño, está asegurado ¿Quién no busca esto después de una semana dura de trabajo? ¿A quién no le gusta comer los grandes manjares que nos da esta tierra? Nosotros hemos vuelto como nuevos, y es una terapia 100% recomendada para todos aquellos que buscáis la paz, tranquilidad, y actividad al aire libre como la pesca deportiva.

IMG-20150615-WA0009
Precioso hórreo de Casa Da Botica.
IMG-20150615-WA0007
Jardines de Casa Da Botica.

Casa Da Botica es un complejo rural precioso a 15 minutos en coche de Santiago de Compostela. Se encuentra en Loimil, A Estrada y muy próxima a orillas del río Ulla. Cuenta con una exquisita gastronomía, bellas vistas y trato personal excelente.

Casa Da Botica está próxima a multitud de cotos que tiene Área Santiago, esta casa está adaptada a todas las necesidades, horarios y demandas de los turistas pescadores, tramitando los permisos y licencias. Casa Da Botica es una de las diecinueve casas de turismo rural que trabajan en conjunto para la activación y desarrollo de este nuevo proyecto de pesca fluvial.

Un cena rodeada de campeones

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Ander en acción de pesca.

En la cena en Casa Da Botica, conocimos al resto de los pescadores de competición que habían acudido a disfrutar de Área Santiago, estos eran, Josu Pérez (hermano de Ander Pérez), subcampeón de España salmónidos mosca 2013, Manuel Clausich pescador de competición y campeón de diferentes torneos nacionales de salmónidos mosca, y el anteriormente citado Arkaitz Marín, todos juntos comentaron los lances y capturas de toda la jornada, entre truchas, reos y algún que otro salmón andaba el juego, unos se decantaron por las ninfas al comienzo de la jornada y la mosca seca al finalizar la puesta de sol, mientras otros combinaron la ninfa y la seca a lo largo de toda la sesión.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Una de las muchas ninfas que usaban en las sesiones de pesca.

Después de esto, llegaron las risas y comentarios sobre las vivencias de la jornada, el tema principal eran las capturas más representativas, sus carreras, saltos, algún que otro remojón por la emoción y por supuesto fotos y vídeos del día.

Pero el denominador común en esta gran convivencia era la gran calidad humana de estos verdaderos campeones, su saber y sencillez en todo lo que decían.

Después de todo esto era hora de descansar y esperar la ansiada jornada del día siguiente.

Los otros cotos de ensueño

Una vez levantados gracias a esos ruidos característicos de la fauna gallega como son Mirlos, Vencejos, Golondrinas, Petirrojos, Verdecillos, Jilgueros…, esa música celestial para comenzar un ilusionante día de pesca, decididamente nos fuimos a tomar un desayuno con los mejores manjares de tierras compostelanas. Mientras, los miembros del Club Gallaecia ya nos tenía asignados con todo lujo de detalles y la mejor coordinación posible el coto que tendríamos que pescar cada uno de nosotros.

Montados en las furgonetas, en esta ocasión me tocó formar equipo con Kinia Enomoto y nuestro miembro del Club Gallaecia y guía Juan Moimenta, partimos a un coto del río Deza, un coto muy llamativo, bonito y más sencillo de pescar que el coto de Couso, ya que su anchura no suele exceder de 7 u 8 metros de longitud, de poca profundidad y pocas pozas, con muchos guijaros y raíces salientes, donde las caprichosas truchas encontraban su resguardo y cobijo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Preciosa librea de esta trucha Fario.

El coto del río Deza tiene una característica que lo hace diferente del resto y es la frondosidad de su bosque, la espesura de sus líquenes y helechos, esto hace que te sientas uno más dentro de esta naturaleza virgen. Llama la atención sus tramos de corriente junto con aquellos carente de ella, es un coto divertido de pescar y disfrutar, su complejidad para la pesca es sencilla y la calidad de sus aguas es digna de destacar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
La belleza de este coto del río Deza es indudable.

El coto del río Deza es un coto donde se alternan truchas de pequeño tamaño con otras que pueden superar el kilo de peso, la densidad de pesca es alta como así pudieron observar mis compañeros de fatiga. Durante la jornada de mañana predominaban las picadas a la ninfa, aunque alguna también se decidía a subir a comer alguna que otra mosca seca.

Tenéis que venir y probarlo, os encantará perderos por sus orillas, sentir el placer de oír el ruido de sus aguas y como no, disfrutar de sus más que innumerables truchas escondidas entre esos “riscos” deseosas de ver pasar una de vuestras moscas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
La calidad y pureza de sus aguas nos da una pista de que las truchas no andan lejos.

Una vez concluida la jornada de mañana, era hora de reponer energías, cogimos la furgoneta y nos desplazamos a comer a un restaurante cercano al coto del río Deza y muy próximo al que nos esperaba por la tarde.

Degustando y a seguir pescando

En este restaurante nos reunimos todos los integrantes que Área Santiago había reunido, mientras llegaba la comida, las conversaciones se basaban en las capturas de la mañana, incluso nuestro amigo Manuel Clausich nos relató la experiencia que tuvo con un gran salmón que logró clavar pero que al final no pudo sacar por el tema de la finura de su línea.

Tan bien lo estábamos pasando que no nos dimos cuenta de lo que venía en los platos, un pulpo a la gallega que hizo que las conversaciones se detuvieran por un momento para degustar este manjar gallego, ni que decir del segundo plato una carne ao caldeiro que quitaba el hipo y para terminar el postre, imposible pasar por alto, ¿No creéis que ya solo con esto merece la pena venir a las zonas de Área Santiago?.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
El mejor pulpo gallego que hemos probado nunca.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
¿Y qué decir de los postres? sobran las palabras.

Las otras zonas recomendadas de Área Santiago

Finalizada la comida, nos esperaba una sorpresa en forma de lago artificial que Área Santiago había construido para dar mayor promoción e interés a la zona, no solo eso, también busca que los más jóvenes pescadores inicien sus actividades formativas y comiencen a tener contacto en este gran deporte.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Lago artificial en la semana verde de Silleda.

Una gran idea por su parte, ya que son los más pequeños los que tendrán que seguir los pasos de los más mayores, inculcándoles desde bien pequeños el respeto por la fauna y la flora.

El lago artificial de Silleda realiza actividades formativas y será un referente para escuelas de pesca y grupos colectivos, en él se realizarán concursos de pesca, incluso la utilización será gratuita para aquellos colectivos con problemas de movilidad, personas mayores, jubilados, así como aquellas personas que sufren algún tipo de discapacidad física o psíquica.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Pescando en el lago artificial de Silleda.

Además, el lago artificial de Silleda aspira a convertirse en escenario deportivo, para que los competidores que estén por la zona puedan entrenarse allí durante todo el año y más especialmente fuera de la temporada de trucha. Nosotros lo hemos probado y como os podéis imaginar es una auténtica gozada poder observar más de cerca el comportamiento de las truchas, sus cebadas y saltos son dignos de ver ¿Os lo vais a perder? Es otra cita obligada en Área Santiago que no debéis pasar por alto.

Este lago cuenta con una superficie de 1600 m2, un perímetro de 200 metros, 3 millones y medio de litros de agua y un total de 2000 truchas.

A por otro fascinante coto

Después de visitar y pescar el lago artificial de Silleda, nos adentramos de nuevo en el corazón de Área Santiago para terminar nuestra andadura en el coto de Donas dentro del río Ulla cuyo tramo es libre.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Coto de Donas, río Ulla, impresionante.

Se caracteriza por su fácil acceso para la práctica de la pesca, se alternan tramos de fuerte corriente con otros donde ésta se hacía más llevadera. El coto de Donas es de una dificultad media-alta, aunque para aquellos que vadean ríos con frecuencia no les resultará complicado. Otro aspecto a señalar es la variación de profundidad, ya que en algunas zonas el nivel del agua nos llegaba por poco más de las rodillas y en otras el agua casi nos podía tapar por completo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Buscando a los salmónidos en el coto de Donas.

El coto de Donas es de una belleza sublime y aquí podréis encontraros con truchas, salmones, reos y alguna que otra lamprea. Mis compañeros dieron cuenta de ello al hacer una bonita pescata, en esta ocasión fueron todas truchas las que quisieron entrar a la mosca seca bien caída la tarde. Hay que destacar que el coto de Donas posee varias bifurcaciones que hace de esto otro atractivo más para buscar la estrategia de pesca más acertada.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Las bifurcaciones del coto de Donas y sus espectaculares vistas.

Ya una vez finalizada la jornada, desmontamos nuestros equipos y nos fuimos a descansar por última vez a Casa Da botica, donde de nuevo nos estaban esperando con otra gran cena. En esta ocasión una ensalada de mar, lacón aliñado con aceite de oliva y pimentón, richada con patata y ensalada y postres variados. Era el colofón a unos días de auténtico sueño, lujo y disfrute.

Todo lo bueno llega a su fin pero esto será el comienzo

Durante la cena, pudimos comprobar como nuestros campeones pescadores (Ander, Arkaitz, Josu y Manuel) con cierta nostalgia, nos contaban sus últimas batallas pesqueras en los cotos de Área Santiago.

Han sido unos días que no se podrán olvidar jamás y esto es algo que uno se lleva en el corazón para siempre, nuevas personas que aman la naturaleza y la pesca como nada en este mundo, entornos que hacen que olvides por unos momentos todos los problemas que hay en el mundo. Esta naturaleza viva genera esa alegría para la cual no hay calificativos para demostrar lo que uno siente en lugares con tanta magia.

Compañeros, acercaros a vivir esta experiencia única e irrepetible, os aseguro que cumplirá todas vuestras expectativas.

Sólo nos queda dar la enhorabuena a Área Santiago por hacer esto posible y por poner toda la ilusión del mundo para que esta tierra se convierta en un referente en el turismo rural, fluvial y gastronómico. Para nosotros ya lo es.

 

 

 


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *