Salamanca // Pagan 6.000 euros por abatir una cabra hispánica en el Parque de Las Batuecas

¿Lo compartes?

Un cazador se ha quedado, tras pagar 6.000 euros, con la caza por el método de rececho de una cabra hispánica macho, que tendrá entre 12 y 14 años de edad y que podrá ser abatida este año en el Parque Natural de Las Batuecas, en el sur de la provincia de Salamanca.

24/02/2014 | La Vanguardia

Tras la subasta celebrada este fin de semana, se ha producido un repunte en las pujas, que desde hace dos años cotizaban a la baja.
Tras la subasta celebrada este fin de semana, a la que se ha podido acceder de forma “on line”, se han vendido un total de quince cabras hispánicas, que los cazadores adjudicatarios las podrán abatir en los próximos meses, siempre en compañía de los guardas forestales de Las Batuecas.
Según fuentes de la Junta de Castilla y León, organizadora de la subasta, el precio de estos quince ejemplares oscila en una horquilla entre 600 y 6.000 euros, en función del tamaño de los cuernos y de la edad.
También han cotizado al alza la caza de los corzos en este Parque Natural, por los que se han llegado a pagar medias de 700 euros.
Toda la caza que ha salido a subasta se ha vendido en pocas horas, incluidos los lotes para la becada.
En total, tras la subasta de la caza, se han recaudado 68.000 euros, que se repartirán entre los pueblos donde se asienta este Parque Natural: Herguijuela de la Sierra, La Alberca, Monsagro, El Maíllo, Nava de Francia y Serradilla del Arroyo.
En Castilla y León, la mayor reserva de cabra hispánica se encuentra en la Sierra de Gredos, donde existe un censo de unos 10.000 ejemplares, frente a los 1.300 contabilizados en el Parque Natural de Las Batuecas.
Según fuentes de la Junta de Castilla y León, los mayores problemas de conservación de esta especie de cabra hispánica son el furtivismo y la sarna.
En la Reserva de Las Batuecas el furtivismo apenas se ha dado, ya que en los últimos siete años, según la Consejería de Medio Ambiente, sólo ha desaparecido un ejemplar.
En la zona de la Sierra de Gredos hay más bajas por el furtivismo, debido a que la vigilancia es más complicada.
La supervivencia de la cabra hispánica estuvo seriamente amenazada a principios del siglo XX, a causa de su caza indiscriminada.
Para aumentar su población en Castilla y León, la Junta introdujo esta especie en la Reserva Regional de Caza de Riaño (León) y también lo ha hecho en la zona leonesa de Ancares.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *