¿Qué pasa en África cuando se caza un elefante?

¿Lo compartes?

La caza de elefantes supone una gran fuente de ingresos para la conservación de la especie y provee de alimentos a las poblaciones locales. En estas imágenes puedes ver una realidad que nunca suele ser mostrada al mundo por parte de los grupos ecologistas.

08/04/2015 | GOTHUNTS.COM

Tan solo en Zimbabwe hoy día existen cerca de 70.000 ejemplares, densidad cercana al doble de lo que sus ecosistemas deberían soportar. Por ello, la caza de elefantes ayuda a controlar su densidad.

Su caza es rentable y fácil de monitorear. El cazador paga la cantidad íntegra que incluye el impuesto correspondiente al gobierno. Un representante de la administración suele estar presente. Normalmente se contrata un ‘paquete’, que incluye los servicios de un cazador profesional, cuota para la agencia reguladora (Parques Nacionales) y la comunidad -formada por la gente que convive con los propios elefantes-.

 

Cuando el elefante es cazado ¡nada se desperdicia!

 

gothunts.com

A continuación ofrecemos una serie de fotografías que ilustran qué es lo que pasa con un elefante tras ser cazado.

Su caza es legal en muchos países africanos.

La carne se reparte entre la gente local.

El dinero de la caza del elefante se dedica a la conservación del elefante.

gothunts.com

 

La tasa de abate de un elefante suele ser muy cara, más de lo que un lugareño ganará en toda su vida. Por lo tanto, el sistema funciona de manera correcta para todos los involucrados.

gothunts.com

 

Pocos minutos después de cazar un elefante los aldeanos comienzan a aparecer. Nada se desperdicia.

gothunts.com

 

Es como una fiesta. El pueblo entero se une.

gothunts.com

 

Algunos escritos antiguos aseguran que incluso llegan a hervir la carne de la ‘carroña’ en caso de encontrar la pieza unos días después.

gothunts.com

 

No dejan que nada se desperdicie. Cortan toda la carne y los huesos y lo llevan al pueblo.

gothunts.com

 

El mito del cementerio de elefantes comenzó porque es común no ver ninguno muerto, ya que es cuestión de horas o a lo sumo un par de días, para que el animal desaparezca por completo.

 

El furtivismo es otra historia…

Dos vigilantes de la Reserva de Fauna de Okapi custodiando colmillos de elefantes confiscados a cazadores furtivos. (Foto: Okapi Conservation Project)
Dos vigilantes de la Reserva de Fauna de Okapi custodiando colmillos de elefantes confiscados a cazadores furtivos. (Foto: Okapi Conservation Project)

¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *