¿Por qué existen los machos?

¿Lo compartes?

Según un estudio publicado por la revista Nature, su presencia en la naturaleza tiene una razón muy concreta: evitar la extinción.

25/05/2015 | J&S

CiervoEn el último estudio desarrollado por un equipo de científicos de la Universidad de East Anglia (Reino Unido) y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), se establece que la selección sexual por parte de las hembras y la competitividad manifiesta entre los machos provoca una mejora de la salud genética de la especie, equilibrando así el hecho de que los machos sean incapaces de procrear. Este estudio ha sido publicado en la revista Nature, informa Muy Interesante en su web.

“Quisimos entender por qué la selección evolutiva permite la existencia de los machos, cuando un sistema en el que todos los individuos producen crías sin sexo, como ocurre en las poblaciones de hembras asexuales, sería mucho más eficaz para producir una mayor descendencia”, explica Brent Emerson, coautor del estudio.

Los científicos investigaron durante un período de diez años la evolución de dos grupos de escarabajos Tribolium o escarabajo castaño de la harina. La única diferencia existente entre ambos grupos fue la intensidad de la selección sexual: en el primero había 90 machos y sólo 10 hembras; en el segundo, los números de ambos sexos estaban equilibrados.

Los resultados revelaron que el grupo con mayor selección sexual, en el que había menos hembras, presentaba una mejor resistencia a la extinción y con ello mejores aptitudes evolutivas. En el otro grupo de escarabajos la presencia de problemas de salud por la falta de machos a elegir y la consecuente endogamia en seguida salió a la luz.

“El estudio apoya también la idea de que el sexo persiste como el método predominante de reproducción porque permite que actúe la selección sexual. En los casos en los que no hay reproducción sexual, las poblaciones acumulan mutaciones dañinas, que con el paso de las generaciones las acercan cada vez más a la extinción”, aclara Emerson.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *